Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

May y Corbyn intentan salvar el acuerdo del Brexit en Bruselas

Bruselas solo ofrecerá garantías sobre la salvaguarda irlandesa si el Parlamento británico aprueba antes el texto pactado en noviembre

Jean-Claude Juncker y Theresa May, en Bruselas el 7 de febrero.
Jean-Claude Juncker y Theresa May, en Bruselas el 7 de febrero. EFE

La primera ministra británica, Theresa May, y el líder de la oposición laborista, Jeremy Corbyn, llegan a Bruselas este miércoles y jueves, respectivamente, para intentar salvar el acuerdo de salida de Reino Unido de la UE. La ofensiva de ambos casi al mismo tiempo hace albergar a Bruselas algunas esperanzas de encontrar una solución para evitar un Brexit duro el próximo 29 de marzo. Pero sus interlocutores europeos ya tienen preparado el mensaje para ambos: es imprescindible un pacto entre conservadores y laboristas que garantice la aprobación del acuerdo en la Cámara de los Comunes, que rechazó el texto por 432 votos en contra y 202 a favor.

Bruselas dejará claro que, solo si se produce ese acuerdo entre partidos, estaría dispuesta a ofrecer garantías adicionales sobre su intención de no perpetuar la llamada salvaguarda sobre la frontera de Irlanda, que obliga a Reino Unido a mantener una unión aduanera con la UE hasta que se alcance un pacto sobre la futura relación comercial entre ambas partes.

El encargado de transmitir el mensaje a May será el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, con quien se reunirá este miércoles a las 18.30 hora española. "Tendremos un charla amigable pero no espero un desenlace", ha advertido Juncker este martes.

La cita llega tras la que mantuvieron el 7 de febrero, también en Bruselas, en la que acordaron un reinicio de los contactos para buscar una solución al rechazo en los Comunes del acuerdo de salida pactado el 25 de noviembre.

Los dos equipos negociadores han mantenido reuniones desde entonces. En la de este lunes, además del negociador jefe europeo, Michel Barnier, y del británico, Stephen Barclay, asistió el fiscal general de Reino Unido, Geoffrey Cox. La presencia de Cox indica que los contactos han entrado en un terreno legal, que trasciende la negociación política. Londres exige que las precisiones sobre la salvaguarda británica sean legalmente vinculantes, una posibilidad complicada dada la negativa de la UE a reabrir el acuerdo de salida. La fórmula de un protocolo añadido al texto principal podría ser la solución. Pero Bruselas ha reiterado este martes que en ningún caso aceptará poner fecha de caducidad a la salvaguarda ni permitirá una cláusula que permita al Reino Unido cancelar esa salvaguarda de manera unilateral.

El líder laborista plantea como solución la permanencia del Reino Unido en la unión aduanera europea, una idea que entusiasma a algunos líderes comunitarios pero que es rechazada por Downing Street. Corbyn se reunirá el jueves con Michel Barnier para defender su propuesta.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información