Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Papa reprocha a Maduro en una carta que incumpliese acuerdos anteriores

La misiva, filtrada por 'Corriere della Sera', se dirige al dirigente chavista como "excelentísimo señor" y no como presidente

El Papa durante la audiencia semanal en el Vaticano, este miércoles.
El Papa durante la audiencia semanal en el Vaticano, este miércoles. EFE

Los protagonistas de la crisis venezolana miran estos días hacia el Vaticano buscando soluciones al bloqueo político que vive el país desde hace semanas. Pero el Papa, que ya medió en 2016 para tratar de encontrar un acuerdo, no parece dispuesto a participar esta vez en otro intento de resolución del conflicto.

Al menos eso se desprende de la carta que escribió el pasado 7 de febrero a Nicolás Maduro y cuyo contenido publicó ayer el diario italiano Corriere della Sera. En los fragmentos filtrados, el Pontífice lamenta que el líder chavista incumpliese los acuerdos y se frustrase el diálogo en la última negociación que se llevó a cabo, en República Dominicana, y en la que la Santa Sede participó como mediadora. Unas promesas, que como ya señaló hace una semana, quedaron en humo.

El Papa se dirige esta vez a Maduro con el encabezamiento de excelentísimo señor y no como presidente. Un hecho que personas cercanas a Francisco, como Guzmán Carriquiry, responsable de la Pontificia Comisión para América Latina del Vaticano, interpretaron el martes en la cadena Sky TG24 como una sutil manera de expresar la falta de apoyo a Maduro, a quien no reconoce el cargo en la carta.

En el avión de regreso de su visita a Emiratos Árabes Unidos, la semana pasada, el Papa aseguró que “para que se haga una mediación, se necesita la voluntad de ambas partes. Las condiciones iniciales son claras: que las partes lo pidan, siempre estamos disponibles”. Ambas partes han solicitado su intervención, pero el Pontífice no parece ya muy abierto a esa posibilidad.

Francisco arranca la carta recordando los repetidos intentos solicitados por Maduro y realizados por la Santa Sede en los últimos años, para “tratar de encontrar una salida a la crisis venezolana”. “Desafortunadamente, todos fueron interrumpidos, porque lo que se había acordado en las reuniones no fue seguido por gestos concretos para implementar los acuerdos”, escribe el Pontífice. Aquel episodio causó enorme decepción en la Santa Sede, que conoce muy bien la situación de Venezuela gracias a la experiencia de su secretario de Estado, Pietro Parolin, como nuncio en ese país.

El cardenal venezolano Baltazar Porras dijo ayer que la Iglesia católica del país no está sorprendida por la carta. “Lo que recoge no nos sorprende en absoluto porque ha sido la postura del Vaticano y de este Papa desde el inicio”, dijo en rueda de prensa el cardenal Porras. “La carta lo que pone en evidencia es cómo el Vaticano siempre ha estado dispuesto a ayudar”, añadió.

El portavoz interino del Vaticano, Alessandro Gisotti, no ha querido comentar ni desmentir la publicación, que considera “una carta privada” del Papa filtrada en un medio.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información