Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El consejero de Seguridad de Trump amenaza a Maduro con Guantánamo

John Bolton descarta una intervención militar inminente en Venezuela

Guantanamo
El consejero de Seguridad Nacional, John Bolton, el pasado lunes en la Casa Blanca. REUTERS

Si en la escalada de presión contra el régimen de Nicolás Maduro los distintos actores implicados se repartiesen el papel de poli bueno, poli malo, está claro que a John Bolton, consejero de Seguridad Nacional de la Administración de Donald Trump, le corresponde el segundo. El jueves, en su cuenta de Twitter, deseó al líder chavista "un largo y tranquilo retiro en alguna playa bonita lejos de Venezuela", animándole a "aprovechar la amnistía ofrecida por el presidente Guaidó y seguir adelante cuanto antes". Este viernes, en una entrevista, retomó ese mismo hilo y lanzó una amenaza: mejor marcharse que acabar en la prisión de Guantánamo (Cuba), un centro de detención indefinida para sospechosos de terrorismo ubicado en una base militar estadounidense.

"Ayer tuiteé que le deseo un retiro largo y tranquilo en una bonita playa lejos de Venezuela. Y que cuanto antes aproveche esa oportunidad, más probable será que pueda tener un retiro agradable y tranquilo en una playa bonita, en lugar de estar en otra zona playera como Guantánamo", dijo Bolton en un programa de radio del conservador Hugh Hewitt.

Estados Unidos está aumentando la presión contra el régimen chavista tras haber reconocido el pasado 23 de enero a Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional de mayoría opositora, como nuevo presidente interino, paso que también dieron ese mismo día Canadá y la mayor parte de las potencias latinoamericanas, salvo México.

Conforme pasan los días, sin embargo, la pregunta que no se deja de plantear en Washington es si habrá una acción del Ejército estadounidense en el caso de que Maduro se enroque sine die. Bolton respondió este viernes que no habría una intervención militar inminente por parte de Estados Unidos, pero repitió lo que ya es un credo: "El presidente ha dicho que todas las opciones están sobre la mesa", lo que incluye la fuerza militar, una idea que el Gobierno estadounidense mantiene flotando en la atmósfera desde agosto de 2017, cuando Trump aseguró a la prensa: "No voy a descartar la opción militar, es nuestro vecino y tenemos tropas por todo el mundo. Venezuela no está muy lejos, y la gente allí está sufriendo y está muriendo".

El lunes, durante la rueda de prensa para explicar las duras sanciones económicas al negocio del petróleo venezolano, un supuesto descuido provocó también sospechas de que EE UU tendría diseñada ya la puntilla al régimen de Maduro, cada vez más arrinconado. El asesor de Seguridad compareció ante los medios en el estrado, con un bloc de notas tamaño folio sin tapa, dejando expuesta la parte escrita hacia el público, con una anotación que decía: "Afganistán. Conversaciones bienvenidas. 5.000 tropas a Colombia".

El asesor rio cuando le preguntaron por ello en la entrevista. "Ya sabe, cuando decimos que todas las opciones están sobre la mesa, lo queremos dejar en ese nivel. Ir más allá creo que sería imprudente, como diría George H. W. Bush [padre]".

Bolton fue nombrado por Trump nuevo consejero de Seguridad Nacional en marzo de 2018 en sustitución del general Herbert Raymond McMaster. La elección de este embajador ante Naciones Unidas de la Administración de George W. Bush (hijo), un halcón muy significado en la invasión de Irak de 2003, formó parte de un giro conservador en la política de exterior del presidente republicano, que por aquella época también decidió despedir al moderado Rex Tillerson como secretario de Estado y poner en su lugar a Mike Pompeo, exdirector de la CIA.

El equipo de diplomáticos y representantes nombrados por Guaidó, así como los Gobiernos de EE UU y el resto de países que reclaman la salida de Maduro y la celebración de elecciones, ansían que los Ejecutivos europeos den un paso más y cuestionan el llamado grupo de contacto para una mediación con un plazo de 90 días, iniciativa que llevaba tiempo gestándose al otro lado del Atlántico, pero que ha llegado con el país ya en llamas. "Alentamos a todos los Gobiernos en Europa a que apoyen al pueblo de Venezuela y al Gobierno de transición en Venezuela reconociendo a Juan Guaidó como presidente interino", dijo la secretaria de Estado adjunta para Asuntos del Hemisferio Occidental, Kimberly Breier, en una conferencia telefónica convocada el jueves para periodistas europeos.

Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional, controlada por la oposición a Maduro, se proclamó presidente el pasado 23 de enero, aunque su entorno insiste en que, de facto, lo era ya por mandato constitucional desde el 10 de enero. Esa es la fecha en la que el nuevo mandato de Maduro comienza, pero, según el artículo 233 de la Constitución, en caso de una presidencia vacante, es el líder de la Asamblea quien se convierte en el mandatario. Los opositores al chavismo consideran que esa es la situación debido a que Maduro no juró su cargo ante la Asamblea, a la que considera en desacato, y que las elecciones de mayo de 2018 fueron fraudulentas.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información