Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La política de Salvini enfanga el Festival de San Remo

El cantante Claudio Baglioni criticó las decisiones de inmigración del líder de la Liga y ahora Rai 1 medita sustituirle como presentador a dos semanas del concurso musical

Matteo Salvini, en el programa 'Porta a Porta', donde el jueves respondió a Claudio Baglioni.
Matteo Salvini, en el programa 'Porta a Porta', donde el jueves respondió a Claudio Baglioni. EFE

El fango político ha llegado al Festival de Sanr Remo, último bastión de purpurina televisiva de Italia y gran centrifugadora de descomunales audiencias. Su presentador, el mítico cantante Claudio Baglioni, ha abierto la caja de Pandora al criticar la política de inmigración de Matteo Salvini y su negativa a dejar desembarcar en los últimos días a las 49 personas que llevaban casi 20 días a bordo de dos naves. “Estamos viviendo una farsa. No se puede resolver el problema de millones de personas en movimiento bloqueando el desembarco de 40 o 50”, lanzó el presentador. El ministro del Interior, siempre con el dedo en el gatillo de sus redes, le respondió al instante que se dedicase a cantar y callase.

Italia ha despertado en los últimos días y cada vez hay más voces que plantan cara a las políticas xenófobas de Salvini. Baglioni se expresó así durante la rueda de prensa de presentación del festival (que se celebrará entre el 2 y el 5 de febrero): “Creo que las medidas que ha propuesto el Gobierno no están a la altura. Tampoco las de los Gobiernos precedentes y esto ha llevado a la situación actual. La clase política, la dirigente y la opinión pública han estado ausentes. Somos un país envilecido, rencoroso, miramos con sospecha a nuestra sombra, y esto es un desastre intelectual. Nunca hemos derribado los muros”, señaló. La paradoja de toda esta historia es que a Baglioni siempre se le reprochó que mientras toda Italia estaba politizada, él seguía cantando frívolas canciones de amor.

Salvini compareció la noche del jueves en televisión y volvió a la carga. “Este señor casi seguro gana en un mes lo que gana el ministro del Interior en un año. Pero yo nunca cambiaría de trabajo, soy afortunado y feliz y estoy orgulloso de vuestro apoyo. No me interesan las minucias, se las dejó a quienes hacen shows televisivos”. Para entonces, el ejército de trolls que posee la Liga en las redes sociales ya había despellejado a Baglioni, que pasó a ser un comunista peligroso en cuestión de minutos. Se publicaron acusaciones de todo tipo, fotos de su mansión construida ilegalmente en Lampedusa, críticas personales.

Rai 1, la cadena donde se emite el seguidísimo festival, no ha querido hacer comentarios. Pero varios medios italianos apuntan que su directora, Teresa De Santis, está barajando prescindir de Baglioni para la edición de este año: la primera de la era soberanista de Italia. No ha gustado que el cantante politice el concurso y, mucho menos, que lo haga en contra de quien gobierna y es responsable de su nombramiento. O estás con nosotros o contra nosotros viene a transmitir la cadena.

Pero el festival, una isla tradicionalmente a salvo de los conflictos que dividen a los italianos, ya ha quedado completamente politizado. Claudio Bisio, compañero de escenario de Baglioni, ha salido este viernes en su defensa y ha dicho que comparte sus declaraciones. “Me parecen unas palabras sensatas y compartibles. Yo en el escenario hablaré de actualidad. Se puede hacer entretenimiento en San Remo sin ser estúpido o ignorar la realidad. ¿O no?”. El día 2 toda Italia podrá responder a esa pregunta.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información