Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Reanudados por segunda vez este viernes los vuelos en Gatwick tras un nuevo incidente con un dron

La policía británica investiga a varios sospechosos de los ataques del jueves, según la BBC. Los responsables podrían enfrentarse a penas de hasta cinco años de cárcel

Imagen del aeropuerto de Gatwick.

El tráfico aéreo en el aeropuerto londinense de Gatwick ha sido restablecido tras ser suspendido de nuevo la tarde de este viernes por la detección de un dron en las inmediaciones. El aeropuerto, paralizado desde el miércoles por la noche por la presencia de drones que sobrevolaban la pista, ya había sido reabierto una primera vez, aunque con un "número limitado" de vuelos, antes de que se detectara el nuevo incidente. Al menos un centenar de los 753 vuelos programados para este viernes han sido cancelados. 

Según la BBC, la policía británica asegura que tiene ya bajo su radar a varios sospechosos de monitorear los drones del jueves, aunque no ha indicado su identidad. Se ha especulado en las últimas horas con que los motivos detrás del sabotaje sean un protesta medioambiental o una actividad relacionada con la alta criminalidad. De momento, las autoridades no trabajan con la idea de que se trate de un acto terrorista o que haya ningún Gobierno detrás del asunto. Los responsables del "acto deliberado" se pueden enfrentar a una pena de hasta cinco años de cárcel.

La autoridad portuaria ha asegurado que se han puesto en marcha "medidas adicionales para mitigar" la situación, sin especificar cuáles eran. Se ha especulado con la posibilidad de que francotiradores de la policía —durante todo el jueves se observó su presencia en los alrededores de la pista central— estuvieran listos para derribar cualquier nuevo dron que fuera a interrumpir el tráfico aéreo. "[La presencia de policías y del ejército] me han permitido tomar la decisión de reabrir Gatwick. Pero ha quedado demostrado que es necesario tomar muchas más medidas nacionales e internacionales para combatir este nuevo riesgo", ha dicho Chris Woodroofe, el director de Operaciones del aeropuerto. Woodrooofe ha explicado a distintos medios que su equipo lleva más de un año explorando nuevas técnicas para combatir la presencia de estas aeronaves no tripuladas, pero que "no existe aún una solución comercial aprobada por las autoridades que haya demostrado ser útil".

Los responsables del aeropuerto también aconsejaron a los viajeros verificar el estado de su vuelo con la compañía correspondiente antes de desplazase hasta el aeropuerto. Los vuelos de salida y llegada a Gatwick continuaban sufriendo retrasos y anulaciones tras el anuncio de este viernes de la reapertura del tráfico aéreo. El miércoles por la noche unas 10.000 personas tenían previsto despegar o aterrizar en Gatwick y otras 110.000 el jueves.

La Autoridad de Aviación civil agravó aún más la irritación de muchos pasajeros al advertirles de que no tenían derecho a ningún tipo de compensación por los retrasos o cancelaciones, ya que el incidente fue debido a "circunstancias extraordinarias". El ministro de Transporte, Chris Grayling, bajo fuerte presión por la lentitud en responder que le atribuye la oposición política, ha asegurado que hablará con las líneas aéreas para convencerlas de que adopten una "visión más abierta" ante las reclamaciones de los viajeros.

El aeropuerto fue cerrado por primera vez el miércoles a las nueve de la noche hora local (las diez en la España peninsular) cuando se detectaron dos drones sobrevolando la zona. Tras unos minutos volvió a abrir brevemente durante la noche para cerrar poco después. No reabrió hasta 36 horas después, concretamente a las cuatro de la madrugada de este viernes (las cinco en la España peninsular). La pista no pudo volver a abrir durante la jornada del jueves porque los drones volvieron a aparecer unas 50 veces, indicó la policía.

El Ministerio de Defensa ha indicado que ha desplegado material especializado para ayudar a la policía a capturar los drones. Los responsables se exponen a hasta cinco años de prisión. La legislación británica estipula que no se pueden utilizar drones a menos de un kilómetro de un aeropuerto y que estos no deben superar una altitud de 122 metros.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información