Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Interpol rechaza la petición de Ecuador de emitir la alerta roja contra Rafael Correa

El organismo alega que esa medida sería incompatible con el respeto a la Declaración Universal de Derechos Humanos

El expresidente ecuatoriano Rafael Correa, en una imagen de archivo del 5 de febrero.
El expresidente ecuatoriano Rafael Correa, en una imagen de archivo del 5 de febrero. EFE

Rafael Correa recibió este miércoles un importante gesto de respaldo frente a las investigaciones que le acorralan desde que dejó la presidencia de Ecuador. La Interpol ha decidido no emitir alerta roja en su contra y ha rechazado la petición de la justicia ecuatoriana dentro del proceso por el secuestro del opositor Fernando Balda. El organismo internacional ha argumentado, en un escueto comunicado oficial dirigido a la Corte Nacional de Justicia, que la medida no era compatible con el respeto a los Derechos Humanos.

“Tras haber examinado detenidamente todos los elementos concernientes a la situación jurídica del Solicitante -Rafael Correa-, la información disponible a la Comisión reveló que la retención de los datos en el Sistema de Información de Interpol no era compatible con la obligación de Interpol de asegurar la efectiva cooperación entre autoridades policiales dentro del marco de respeto a la Declaración Universal de Derechos Humanos (Art. 2 de los Estatutos de Interpol)”, recoge el documento enviado en un lenguaje enrevesado por los formalismos.

Correa había alegado desde que se le inició la investigación que todo se trata de una “persecución política” en su contra estructurada desde el Gobierno de Lenín Moreno, su sucesor. El actual mandatario de Ecuador y el expresidente comenzaron a distanciarse apenas un mes después del cambio de mando y la relación se ha ido encrispando a lo largo de un año y medio. De ahí que la decisión de la Interpol sea interpretada por el sector correísta como un gesto de descrédito a todo el proceso judicial sustentado ante la Corte Nacional.

“Queda claro que el 'caso Balda' es una farsa y que sus decisiones son ilegítimas e ilegales”, publicó en redes Ricardo Patiño, canciller durante el Gobierno de Correa y una de sus personas de confianza. El exmandatario, que ya ha sido llamado a juicio y se ha negado a presentarse ante la justicia ecuatoriana desde el principio, ha reprochado la intención de Ecuador de solicitar la revisión de la decisión de Interpol. “En lugar de pedir renuncia a jueces venales, la Corte Nacional trata de defender lo indefendible, torturando el estatuto de Interpol. ¡Jueces honestos, a reaccionar! ¡Basta de sainetes! ¡Basta de persecución política!”, declaró en Twitter.

La Corte Nacional, al informar de la decisión de Interpol, adelantó en su comunicado que “está sujeta a revisión” y “que no cumple con los requisitos establecidos en el artículo 38 del Estatuto de la Comisión de Ficheros de Interpol”. En ese precepto, la norma indica que la decisión de Interpol debe, entre otras cuestiones, estar motivada y recoger un resumen del proceso y las exposiciones de las partes. EL PAÍS ha tenido acceso a la notificación que envió la Interpol a las autoridades ecuatorianas, que contiene solo unas líneas sobre la decisión tomada.

Además, la Corte Nacional recuerda que “el fundamento jurídico de las notificaciones rojas es la orden de detención o la sentencia judicial expedida por las autoridades judiciales del país interesado”. En el caso Balda, el expresidente Correa tiene orden de detención en su contra desde julio y desde entonces no ha comparecido personalmente a las audiencias celebradas.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información