Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Israel lanza una operación para destruir túneles de Hezbolá en la frontera con Líbano

Netanyahu se reúne con el secretario de Estado de EE UU en Bruselas. España tiene más de 600 soldados desplegados en la fuerza de la ONU en la frontera

Muro de separación construido por Israel en la frontera con Líbano. En vídeo, imágenes de las preparaciones tácticas de Israel para destruir los túneles. AFP

El Ejército de Israel ha lanzado en la madrugada de este jueves una operación militar a gran escala para destruir los túneles de ataque que dice haber descubierto en la frontera con Líbano. El comunicado militar que anuncia la llamada Operación Escudo del Norte atribuye la excavación de los pasadizos subterráneos a la guerrilla chií Hezbolá, con la que Israel mantuvo una guerra abierta durante 33 días en el verano de 2006 que se cobró la vida de 1.200 libaneses y 165 israelíes.

Los tambores de guerra vuelven a resonar en la Alta Galilea. Pocas horas antes, el primer ministro, Benjamín Netanyahu, se había reunido en Bruselas en la noche del lunes con el secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, para informarle sobre el presunto rearme de Hezbolá con misiles de precisión enviados por Irán, que ya denunció ante la Asamblea General de la ONU el 27 de septiembre. Según una información difundida por la televisión estatal israelí, Israel ha solicitado a Washington transmitir al Gobierno de Beirut que, si no detiene los suministros armamentísticos a Hezbolá, Israel se actuará militarmente. Netanyahu ha convocado en la tarde del martes al Gabinete de Seguridad, órgano del Ejecutivo israelí que decide sobre las actividades bélicas.

La operación militar anunciada por los portavoces de las Fuerzas Armadas israelíes tiene como objetivo la destrucción de varios túneles que penetran desde Líbano, cuyo número no ha sido precisado, en una acción que se ejecutará “dentro del territorio de Israel” y sin atravesar en ningún momento la frontera. Los pasadizos, que aún no estaban finalizados, están dotados de salidas de emergencia, generadores de electricidad y sistemas de ventilación. El Ejército difundió una imagen de un subterráneo procedente de la localidad libanesa de Kafar Kela que será el primero en ser dinamitado. El Ejército ha enviado numerosos refuerzos al norte de Galilea y ha declarado “zona militar cerrada” municipios fronterizos como Metula, que se sitúa en el mismo límite de separación. Las unidades de reservistas no han sido por ahora movilizadas. La población civil tampoco ha recibido instrucciones sobre un eventual estado de alerta en torno a la llamada Línea Azul, la frontera que divide ambos países a lo largo de 130 kilómetros de muros, vallas y alambradas.

“Estamos preparados para cualquier eventualidad”, aseguró un portavoz castrense. “Los túneles de ataque transfronterizos, que han sido descubiertos por el Ejército antes de que pudieran estar en servicio, suponen una amenaza para la seguridad de la población civil israelí y constituyen una flagrante violación de la soberanía de Israel”. Después de más de siete años de implicación en la guerra de Siria como aliada del régimen de Damasco, la guerrilla de Hezbolá se ha convertido en una poderosa fuerza curtida en el combate con más de 20.000 milicianos y 25.000 reservistas. El brazo militar del Partido de Dios, fundado tras la invasión israelí de Líbano en 1982, cuenta en sus arsenales con más de 100.000 cohetes de distinto alcance, según los servicios de inteligencia militar de Israel.

Esta imagen difundida por Hezbolá muestra a varios soldados iraelíes cavando en la frontera.
Esta imagen difundida por Hezbolá muestra a varios soldados iraelíes cavando en la frontera. AP

El Estado Mayor considera que Hezbolá comenzó a diseñar con medios y financiación de Teherán las estructuras subterráneas tras la guerra de 2006. También sostiene que los pasadizos descubiertos tras al menos cuatro años de búsquedas infructuosas tienen su origen en zonas habitadas, lo que pone en grave peligro a la población civil del sur de Líbano. La milicia libanesa proiraní ha compartido información con Hamás, el movimiento islamista que controla la franja de Gaza desde hace más de una década, sobre técnicas de excavación de túneles. El coronel en la reserva Atal Shelach, antiguo jefe de la unidad de Ingenieros responsable de la destrucción de los subterráneos destacó ayer ante la prensa que mientras “Hamás utiliza los túneles para operaciones tácticas, Hezbolá los usa con fines estratégicos”.

Los militares israelíes han reforzado la frontera en los últimos meses con elevados muros de cemento, lo que ha provocado la protesta del Gobierno de Beirut por ocupar presuntamente parcelas de territorio libanés. El Gobierno israelí hace responsables a las autoridades libanesas de todo lo que ocurra dentro de su país, aunque reconoce que el Ejército libanés no controla de hecho la frontera del sur. Ambos países siguen técnicamente en guerra desde hace 12 años y mantienen una disputa territorial en las llamadas Granjas de Sheba, zona fronteriza próxima a los Altos del Golán sirios bajo ocupación israelí.

Territorio fronterizo en disputa

Israel acusa además a Hezbolá de violar la resolución 1701 del Consejo de Seguridad de la ONU, que aprobó por unanimidad un alto el fuego tras la guerra de 2006, e incrementó el despliegue de una fuerza de internacional en el sur libanés hasta los 10.800 ‘cascos azules’. España mantiene desplegados más de 600 soldados junto a la frontera israelí dentro de la FINUL, la fuerza de interposición de Naciones Unidas. Se trata del contingente militar más numeroso en el exterior. El 28 de enero de 2015, un proyectil de artillería disparado por Israel durante un enfrentamiento con Hezbolá segó la vida del cabo español Javier Soria Toledo.

Tras el derribo el pasado 17 de septiembre, de un avión ruso IL-20 de reconocimiento en Siria Israel ha perdido libertad de acción para atacar en el país árabe, mientras Irán parece haberse visto obligado a desviar a Líbano los envíos para el rearme de sus aliados de Hezbolá. La aeronave rusa regresaba a su base próxima a Latakia, en la costa mediterránea de Siria, cuando fue alcanzada por misiles sirios que estaban repeliendo un ataque aéreo israelí. La muerte de los 15 ocupantes del aparato fue calificada de “negligencia criminal” por el Ministerio de Defensa de Moscú, al estimar que Israel no había informado con suficiente antelación y exactitud sobre la operación.

Amos Harel, analista militar del diario Haaretz considera que el presidente Vladímir Putin intenta estabilizar al régimen de Damasco antes de poner fin al conflicto, y para ello ha vetado que tanto iraníes y como israelíes sigan enfrentándose en territorio sirio. “Netanyahu ha enviado ahora señales a Irán y a Hezbolá a través de EE UU, y quizá también de Francia, de que deben actuar antes de que decida recurrir a la fuerza”, concluye. El anuncio de la operación contra los túneles en la frontera del norte es un claro aviso también de que el escenario de los enfrentamientos entre Israel y sus irreconciliables enemigos chiíes se está trasladando a Líbano.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información