Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez pone a raya a la defensa y a la fiscalía a seis días del juicio contra El Chapo

Brian Cogan mantiene la fecha para el inicio del proceso y recuerda que es un caso de tráfico de drogas, no de asesinato

La comitiva que transporta a Joaquín Guzmán, en el puente de Brooklyn.
La comitiva que transporta a Joaquín Guzmán, en el puente de Brooklyn. REUTERS

Brian Cogan no se anda por las ramas. El juez neoyorquino ha dejado claro en una vista de emergencia celebrada este martes que no va a permitir que el proceso contra Joaquín Guzmán Loera, alias El Chapo, se vea dominado por el “frenesí”, el “pánico” y la “histeria”. “Esto no puede seguir así”, ha afirmado frustrado ante la lluvia de peticiones que le llueven desde la fiscalía y la defensa. El juicio, por tanto, comenzará el próximo lunes en Brooklyn con la selección del jurado.

El equipo de abogados que representa al capo de la droga trató sin éxito que el comienzo del proceso se aplazara hasta comienzos de 2019. El argumento de Jeffrey Lichtman y de Eduardo Balarezo es que no pueden representar “apropiadamente” a su cliente por la masa de pruebas que deben revisar. “Queremos que tenga un juicio justo”, replicaron este martes los letrados, “ni más ni menos”.

Para tratar de dar un impacto visual a su argumento, colocaron sobre la mesa los 14.000 folios que la fiscalía considera críticos para su causa. Estaban clasificados en una treintena de capetas, formando un muro que hacía difícil ver al acusado cuando se sentó. Brian Cogan no se dejó impresionar. “Tengo los mismos”, comentó, al tiempo que señaló que el volumen final es la mitad de la producción que se anticipó.

“Estamos haciendo lo humanamente posible para prepararlo”, insisten, “es imposible para la defensa cumplir con sus obligaciones éticas y los estándares constitucionales de la representación efectiva”. Balarezo recordó, además, que su cliente tiene el derecho de ver las evidencias. Cogan zanjó la discusión diciendo que todo sería muy diferente “si hubiera crecido a 50.000 documentos”.

El juicio arrancará el 5 de noviembre, 21 meses después de ser deportado desde México. La selección del jurado se espera que dure un par de días. La presentación de los argumentos iniciales podría comenzar una semana después, previsiblemente el 13 de noviembre. Guzmán se enfrenta a 11 cargos penales por dirigir el cartel de Sinaloa, seis delitos menos que en la primera lista de acusaciones.

Asesinatos

El Chapo podría llegar a ser sentenciado a una condena de cadena perpetua como jefe de una banda criminal. Entre los elementos para apoyar este cargo, la fiscalía quiere presentar evidencias que implican al narcotraficante en el asesinato de 39 individuos. El juez dijo que no lo va a permitir y exigió a la acusación que “priorice”. “Es un juicio de conspiración para tráficar drogas que envuelve asesinato”, sentenció Cogan, no al revés.

La defensa se había quejado de que la fiscalía quisiera sumar nuevas víctimas de asesinatos que supuestamente fueron ordenados o cometidos por Guzmán. De ese total, 33 víctimas fueron identificadas con nombre y apellidos. Las seis casos restantes ser refieren a categorías generales de víctimas, como miembros de los carteles de Los Zetas. "Seis, diez ó doce", sostuvo el juez, bastaría para "concentrar el golpe".

Para apoyar la causa contra El Chapo, el Departamento de Justicia tiene intención de llamar a testificar a 16 cooperantes cuyos nombres se mantienen en secreto. Al no lograr el aplazamiento, la defensa solicitó tiempo suficiente durante el juicio para preparar el interrogatorio de una manera efectiva. Cogan se mostró favorable a que los abogados puedan conocer con una semana de antelación quién subirá al estrado. Se espera que el juicio dure cuatro meses.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información