Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Global BLOGS CRÓNICAS
INTERNACIONALES

El día que Emin y Pisli salieron a pescar y murieron acribillados por la Marina marroquí

Las familias de los jóvenes melillenses muertos por disparos de una patrullera marroquí hace cinco años siguen reclamando justicia

Entierro de los melillenses fallecidos. Ampliar foto
Entierro de los melillenses fallecidos.

La muerte de la emigrante marroquí Hayat Belkacem, la joven de 19 años tiroteada por la Marina Real de Marruecos en una playa próxima a Tetuán cuando intentaba emigrar en una lancha hacia España, ha espoleado los ánimos de dos familias en Melilla para seguir reclamando la verdad sobre quiénes mataron a sus hijos. Y por qué. Por qué los mataron. Emin Mohamed Driss, de 20 años, y Abdeselam Ahmed Ali, apodado Pisly, de 24, fallecieron un 27 de octubre de hace cinco años tiroteados por miembros de la Marina Real frente al cabo de Punta Negri.

Emin y Pisly, a diferencia de Hayat, no eran emigrantes marroquíes que intentaban llegar a España, sino dos españoles musulmanes que vivían en Melilla con sus familias y salieron a pescar, según sus padres, en una zodiac de seis metros. El entierro de estos dos jóvenes en Melilla congregó en su día a decenas de miles de personas, cristianos, musulmanes y judíos unidos por el dolor y la indignación.

Mientras en Marruecos solo unos cientos de jóvenes ultras del equipo de Tetuán se han atrevido a reclamar al Estado justicia por la muerte de Hayat, en Melilla estas dos familias siguen llamando a las puertas del Gobierno español para que presione a Marruecos y que aclare las condiciones en que murieron los jóvenes. El día 27 de cada mes ambas familias se concentran a las puertas del Palacio de la Asamblea para pedir justicia.

Las familias de Emin y Pisly son españolas y musulmanas. Dris Mohamed, el padre de Emin tiene una cafetería en Melilla. Allí comentaba hace dos semanas a este diario: “Nosotros no tenemos nada en contra del Gobierno de Marruecos. Solo vamos contra los señores que dispararon a nuestros hijos”. Abdeslam Ahmed, el padre de Pisly, añadía: “No pedimos una guerra entre los dos países. Solo justicia”. De momento, no la han encontrado.

La versión marroquí, difundida en su día por la agencia oficial MAP, comentaba que el domingo, 27 de octubre, una patrullera de la Marina Real dio el alto a la lancha neumática en la que navegaban los jóvenes españoles. Ellos “se dieron a la fuga” e “intentaron una maniobra de colisión” contra la patrullera.

Pocos meses después del incidente el atestado de la Gendarmería de Marruecos reveló que el comandante de la patrullera 116 de la Marina Real marroquí hizo cinco disparos al aire para darles el alto a los dos jóvenes. Al ver que se daban a la fuga, el marinero A. E. M., de 41 años, abrió fuego 26 veces y M. B., de 23 años, 15 veces. “Estos disparos causaron inmediatamente la muerte de las dos personas que se encontraban a bordo, además de agujeros en toda la lancha”, señala el atestado que este diario pudo consultar en 2014.

Los padres de Emin y Pisly creen que el proceder de la Gendarmería marroquí es mucho más ético y transparente que el de la Marina Real. Cuando se enteraron de la muerte de Hayat Belkacen, Driss Mohamed, el padre de Emin, declaró: “Alguien debe parar esto. Nosotros desgraciadamente hemos perdido ya a nuestros hijos, pero hay que evitar más casos. La Marina Real primero mata y luego pregunta”.

Síguenos en Twitter y en Flipboard

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información