Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UE trata de recuperar la unidad en migración para evitar nuevos choques

Los socios comunitarios se plantean celebrar una cumbre con los países de la Liga Árabe en febrero para abordar el desafío de la migración

Los líderes de la UE durante la cumbre informal del club comunitario, este miércoles en Salzburgo. En vídeo, el canciller austriaco, Sebastian Kurz, recibe a los líderes europeos.

Operación unidad. La cumbre europea que arrancó este miércoles en Salzburgo se ha convertido en un desesperado intento por pasar la página de la crisis migratoria y recuperar la unidad de un club que en los próximos meses afronta retos tan delicados como la salida de Reino Unido de la UE, las elecciones al Parlamento Europeo y el arranque de la negociación del marco presupuestario para después del Brexit. Los socios comunitarios acordaron celebrar una cumbre con los países de la Liga Árabe en febrero para abordar el desafío migratorio.

Fuentes europeas esperan que en la ciudad natal de Mozart se recupere la armonía que rompieron ciertos líderes europeos —desde el primer ministro húngaro Viktor Orbán, hasta el ministro italiano del Interior, Matteo Salvini— con su gestión, muy cuestionada, del repunte migratorio. La coreografía de las dos jornadas se ha diseñado para eludir la bronca, anunciando por adelantado que no se esperan avances significativos en ninguno de los conflictos abiertos (reforma de la política de asilo, creación de una guardia europea de fronteras,...) y concediendo gran parte del protagonismo a la recta final de las negociaciones del Brexit.

Pero nadie se atreve a descartar que Orbán; el primer ministro italiano, Giuseppe Conte; o el polaco, Mateusz Morawiecki, no reabran un debate que les genera importantes réditos electorales en sus países aunque sea a costa de minar la unidad del club europeo. “Esperemos que no se produzca un choque de trenes porque a alguien le interese por razones de política interior”, cruza los dedos una fuente diplomática.

“Pediré a los líderes europeos que paren el juego de las acusaciones mutuas en el tema de la migración”, anunciaba el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, poco antes de comenzar la reunión, que continúa este jueves. La cena se dedicó en buena medida al debate migratorio y demostró que en el ámbito interno (acogida de refugiados, solidaridad entre Estados miembros...) las diferencias siguen siendo insalvables. En el externo, en cambio, todos los líderes coincidieron en la necesidad de seguir aumentando la cooperación con países terceros, según relata una fuente europea.

La primera muestra de que no caer en la retórica de la culpa suponía un desafío titánico la dio el presidente de turno de la UE, el austriaco Sebastian Kurz, que criticó a Italia, España y Grecia por oponerse a la propuesta de la Comisión Europea de crear una guardia común de fronteras en el bloque comunitario. “Me temo que muchos pretenden evitar el elevado número de registros de migrantes que tendrían que hacer”, aseguró en declaraciones a la prensa. Sus palabras sugerían que las autoridades nacionales hacen en ocasiones la vista gorda para no registrar a los migrantes y que, en cambio, un funcionario comunitario que no trabajase directamente para ningún Estado no permitiría esas distracciones.

El propio Tusk se adentró también en el juego de los reproches al describir la situación con unos términos que sitúan como claros culpables al bando de Orbán y compañía. “No podemos seguir divididos entre quienes quieren resolver el problema de los flujos de migrantes ilegales y quienes quieren utilizarlo para su juego político”, señaló el polaco, en una clara arremetida contra los Gobiernos de su país, de Hungría y de Italia.

Los tres países llegan soliviantados a la cita y con sobrados motivos, o excusas, para enfrentarse al resto de socios. Hungría recibió la semana pasada un tremendo varapalo en el Parlamento Europeo, donde incluso sus correligionarios del Partido Popular Europeo votaron a favor de iniciar un procedimiento disciplinario contra el Gobierno de Orbán por poner en peligro los valores fundamentales de la Unión Europea y por el maltrato a los migrantes irregulares. Nunca hasta ahora la Eurocámara había acordado iniciar un procedimiento de sanciones de estas características contra uno de los socios del club comunitario.

Italia sigue pidiendo, sin éxito, un compromiso europeo para repartir las personas rescatadas en aguas del Mediterráneo y trasladadas a puertos italianos. Y Polonia se libró este miércoles por los pelos de una denuncia de la Comisión Europea ante el Tribunal de la Unión Europea para frenar una reforma del Tribunal Supremo que, según Bruselas, solo pretende librarse ilegalmente de jueces poco afines al Ejecutivo de Varsovia, controlado por el político ultraconservador Jaroslaw Kaczynski.

“Pese a la agresiva retórica, las cosas se mueven en la dirección correcta”, señaló Tusk, quien recordó que el número de llegadas irregulares ha pasado de más de dos millones en 2015 a menos de 100.000 este año, “una cifra por debajo de los niveles previos a la crisis migratoria”. El líder del Consejo propuso organizar una cumbre con los países de la Liga Árabe para febrero, una iniciativa respaldada por la alta representante para la Política Exterior Europea, Federica Mogherini. Todos los jefes de Estado y de Gobierno lo respaldaron.

Control de fronteras

Tusk espera dar la puntilla a la crisis migratoria con un reforzamiento del control de fronteras y con acuerdos con países terceros en África para que se comprometan a frenar las salidas. Austria, país que ocupa este semestre la presidencia de la UE, aspira a un rápido acuerdo para dotar a Frontex con una fuerza supranacional de hasta 10.000 efectivos y a establecer plataforma de desembarco para los migrantes irregulares en el norte de África.

España es bastante reacia a esta propuesta, aunque desea mantener una actitud constructiva. La diplomacia española considera que quizá no todos los países necesitan que haya funcionarios europeos que apoyen la labor de los policías nacionales de fronteras e insta a reflexionar sobre si hace falta destinar recursos comunitarios a mantener todo ese personal comunitario. También despierta dudas la forma práctica de operar, si requerirá que el cuerpo europeo asuma competencias que ahora desempeñan en exclusiva los funcionarios españoles o todo será compartido.

Tusk y el canciller austriaco, Sebastian Kurz, contaron al resto de líderes su reciente visita a Egipto, de donde han regresado entusiasmados por las posibilidades de cooperar con un país que ha reducido este año a cero las salidas frente a las 13.000 de 2016. “Si todos los países de la zona se lo tomaran en serio como Egipto, se acabaría el problema de la inmigración irregular”, señalan fuentes del entorno de la presidencia.

 

Más información