Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

David Katz, el profesional de los videojuegos que explotó

El tirador de Jacksonville, de 24 años y originario de Baltimore, ganó en 2017 uno de los torneos de un simulador de fútbol americano, competición que acabó tiñendo de sangre

Imagen de un vídeo de un partido de David Katz en 2017.

Un joven de gesto serio, reconcentrado en la pantalla, inexpresivo. Es el aspecto que ofrece David Katz en vídeos e imágenes de su carrera como jugador profesional de Madden NFL, un popular simulador de fútbol americano del que hay competiciones con premios sustanciales y grandes audiencias en línea. En uno de estos torneos, una eliminatoria regional, Katz mató ayer en Jacksonville (estado de Florida) a otros dos jugadores e hirió a 11 personas. A continuación se suicidió allí mismo, en el restaurante donde se hacía el evento.

Katz tenía 24 años y era de Baltimore (estado de Maryland), unos 1.200 kilómetros al norte de Jacksonville. La policía va aportado detalles sobre él y prosigue investigándolo. Ayer agentes del FBI revisaron la casa donde supuestamente vivía en un barrio acomodado de Baltimore y la policía de Jacksonville estuvo escrutando cada rincón del vehículo en el que llegó al centro comercial de esta ciudad, donde provocó la tragedia con una pistola semiautomática que compró legalmente en su estado, según las autoridades. Hoy el sheriff de Jacksonville informó de que Katz entró al restaurante con dos pistolas, compradas hace un par de semanas, y munición de repuesto.

Diversos medios revelaron que, de acuerdo con los papeles de divorcio de sus padres, Katz estuvo hospitalizado en algún momento de su adolescencia en un centro psiquiátrico de Baltimore.

Distintos testimonios de jugadores apuntan a que Katz pudo tener una reacción descontrolada a la derrota. Steven Javaruski y Javaris Long le dijeron respectivamente a Los Angeles Times y al Tampa Bay Times que Katz perdió, salió del restaurante y al cabo de un rato volvió y disparó. No está claro si su intención era matar a algunas personas en concreto o a quien fuera. Javaruski dijo que "apuntó [y disparó] hacia varios" y luego se pegó un tiro, y Long, que Katz –"un tipo raro", lo definió– "se puso a disparar contra todo el mundo". En el vídeo de la retransmisión en línea del torneo se distingue un punto láser sobre el pecho de Elijah Clayton, de 22 años, uno de los dos que asesinó. El breve movimiento del láser es errático y nervioso, pero da la impresión de que iba a por él. En ese instante, Clayton jugaba y reía con sus auriculares puestos. El otro asesinado fue Taylor Robertson, de 28 años, casado, con un hijo y ganador de una competición el año pasado. Primero le quitó la vida a Elijah. Después se la quitó a Taylor. Elijah había ganado 51.000 dólares en su vida jugando a Madden. Taylor, 80.000. No ha trascendido cuánto había sumado el asesino, quien, según el sheriff de Jacksonville, conocía a sus dos víctimas mortales de verse en el circuito de jugadores de Madden NFL.

En la competición de este domingo, el premio al ganador eran 5.000 dólares. Y quien ganase pasaba a otra fase del torneo de Madden NFL que se jugaría en Las Vegas y tendría un botín de 165.000 dólares. Según le dijo otro jugador a la cadena WJAX-TV, Katz perdió dos partidos este fin de semana, uno el sábado y el otro el domingo, antes de perpetrar su escabechina. Uno de los jugadores que le ganaron dijo que tras perder Katz no le dio la mano y lo miró seco.

Katz logró un triunfo en 2017. En febrero de aquel año ganó una competición en Búfalo (estado de Nueva York), y los Buffalo Bills lo felicitaron en Twitter. Los 32 equipos de la NFL real tienen jugadores que los representan en la NFL virtual del juego Madden y hacen sus propios torneos. Aquel, organizado por los Bills, lo ganó Katz y se embolsó 10.000 dólares. Ese mismo año, más adelante, perdió en otra competición en California, según cuenta The Washington Post. Katz, que jugaba con el sobrenombre Bread (pan en inglés) perdió en un partido igualado ante otro que llevaba el alias Misery (miseria en inglés). Al inicio del choque –que se puede ver en YouTube–, la cámara hizo un primer plano de Katz, con la mirada fija y abstraída, y un comentarista avisó a la audiencia: "No vais a ver muchas emociones en nuestro chico Bread. Está en lo suyo. Es un hombre de negocios. No está aquí para hacer amigos". Finalmente, Miseria lo venció.

Aquel jugador de pocas palabras acabó este domingo tiñendo de sangre su competición, quitándose la vida y pasando a engrosar la funesta lista de tiradores solitarios americanos. El motivo o el contexto en el que Katz explotó sigue en la bruma. Su imagen matando, sin embargo, se ha quedado clavada en la mente de testigos como Taylor Poindexter, que lo describió horas después del tiroteo: "Con las dos manos en la pistola, simplemente soltando balas".

Más información