Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rebeldes yemeníes denuncian la muerte de 20 niños tras un supuesto ataque aéreo de la coalición

Emiratos Árabes Unidos culpa a los propios Huthi del lanzamiento de los misiles

Desplazados yemeníes en marzo de 2018.
Desplazados yemeníes en marzo de 2018. AFP

Al menos 26 personas, entre ellas 20 niños, han muerto este jueves en un supuesto ataque de la coalición árabe liderada por Arabia Saudí en la provincia de Al Hudeida, ubicada en el oeste de Yemen, según ha declarado a Efe el portavoz del Ministerio de Sanidad en el Gobierno de los rebeldes Huthi, Yusuf al Haderi. Los medios de Emiratos Árabes Unidos, uno de los miembros principales de la coalición árabe, apuntan sin embargo a que el ataque en esa zona se produjo con un misil balístico de los propios rebeldes Huthi.

El ataque aéreo, que no ha sido confirmado por la coalición, alcanzó a una camioneta con 20 niños, 5 mujeres y el conductor, todos miembros de una misma familia procedente de Al Duraihmi, en el sur de la provincia de Al Hudeida. Todas perdieron la vida, según las fuentes rebeldes. La familia estaba huyendo por los combates que se libran entre los combatientes Huthi y las fuerzas gubernamentales yemeníes, apoyadas por la coalición, según ha agregado Al Haderi.

El canal de televisión Al Masira, controlado por los rebeldes Huthi, elevó a 31 la cifra de muertos, "en su mayoría niños", por los "bombardeos contra una misma familia". Ninguna otra fuente independiente ha confirmado hasta el momento esta información. 

El pasado 10 de agosto, el Comité Internacional de la Cruz Roja confirmaba la muerte de al menos 50 personas, entre ellas 29 niños, por un bombardeo lanzado por la alianza de países árabes en la provincia de Saada, en el noroeste del país y bastión de los insurgentes. El ataque, confirmado por la coalición, fue condenado por Naciones Unidas. Su secretario general Antonio Guterres, pidió una investigación independiente del suceso.

Yemen es escenario de una guerra desde finales de 2014, cuando los rebeldes Huthi, respaldados por Irán, tomaron la capital Saná y áreas del norte y el oeste del país. El conflicto se recrudeció con la intervención de la coalición árabe en marzo de 2015, apoyando las fuerzas leales al presidente yemení, Abdo Rabu Mansur Hadi. 

 La guerra en el país ha causado más de 10.000 muertos desde la intervención de la coalición y ha provocado "la peor crisis humanitaria" en el mundo, según la ONU. La Organización Mundial de la Salud alertaba hace algunos meses de la extensión de enfermedades como la difteria y el cólera en el país, por la falta de vacunación infantil. 

Más información