Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía migratoria detiene a un hombre cuando llevaba a su mujer a dar a luz al hospital en California

El inmigrante mexicano fue arrestado en San Bernardino al parar en una gasolinera y se encuentra a la espera de deportación. La mujer tuvo que conducir sola hasta el centro sanitario

A la izquierda, Arrona es detenido en la gasolinera. A la derecha, Venegas en el interior de la tienda. Imágenes de cámaras de seguridad tomadas de CBS
A la izquierda, Arrona es detenido en la gasolinera. A la derecha, Venegas en el interior de la tienda. Imágenes de cámaras de seguridad tomadas de CBS

Las víctimas colaterales de la política de mano dura contra la inmigración de Donald Trump sumaron este sábado un nuevo rostro. Una mujer de San Bernardino, California, denunció que su marido, inmigrante irregular en Estados Unidos, fue detenido por la policía migratoria cuando ambos iban al hospital a dar a luz a su quinto hijo, el pasado miércoles. La mujer tuvo que conducir sola hasta el centro sanitario, donde dio a luz por cesárea sin saber qué había pasado con su marido, Joel Arrona Lara.

María del Carmen Venegas explicó a la cadena CBS local, la primera en dar a conocer el caso el viernes por la noche, que su marido y ella se detuvieron en una gasolinera camino del hospital. En ese momento, varias camionetas de la policía de inmigración de Estados Unidos (ICE, por sus siglas en inglés), rodearon el vehículo y les pidieron la documentación. Ella tenia la suya encima, pero él no. Según su relato, los agentes le pidieron que saliera del vehículo para registrarlo en busca de armas. En ese momento lo detuvieron.

Las cámaras de seguridad de la gasolinera muestran la escena, alrededor de las 10 de la mañana del miércoles 15 de agosto. Dos vehículos todoterreno entran en el estacionamiento detrás de la minicaravana de Arrona y Venegas. Se puede ver a Arrona con las manos esposadas a la espalda mientras es llevado a uno de los vehículos. Mientras, otra cámara muestra a Venegas llorando en el interior del local y hablando por teléfono. Condujo el resto del camino ella sola. Horas después, dio a luz a su hijo en un parto por cesárea programado.

“Me sentía muy mal en ese momento”, decía Venegas en el reportaje de CBS desde la misma cama del hospital, con su recién nacido en brazos. Asegura que Arrona nunca ha tenido ningún encuentro con la policía ni tiene ningún historial criminal, ni siquiera multas de tráfico. Llevan 12 años viviendo en EE UU. “Le dije que por qué separaban así a la gente buena, que por qué no arrestaban a gente que es mala y que hace cosas malas, que nos dejaran ir, pero me dijeron que solo cumplían con su trabajo”, dijo Venegas, citada por Telemundo.

Noticia original de CBS en San Bernardino sobre la detención de Arrona.

La oficina de ICE en Los Ángeles confirmó a EL PAÍS que Arrona está en situación irregular en EE UU, se encuentra bajo custodia federal y esperando a ser procesado para deportación. No confirmó si tiene antecedentes.

Los criterios de detención y deportación de inmigrantes irregulares en Estados Unidos cambiaron radicalmente con la llegada de Donald Trump al poder, en la primera semana de su presidencia. Durante el mandato de Barack Obama, se establecieron unas prioridades de deportación que se centraban en aquellos que tenían antecedentes por delitos graves. Este criterio básicamente dejaba vivir a gente que no tenía problemas con la justicia, siempre que evitaran encontronazos con la policía. Se calcula que en EE UU viven casi 12 millones de personas de forma irregular, lo que hace imposible detenerlos a todos y obliga a establecer prioridades.

Trump, cuyo criterio personal es que todos los inmigrantes irregulares son, por definición, delincuentes, cambió las normas y ordenó a ICE detener y procesar para deportación a todos los inmigrantes que cayeran en su radar, sin excepción. Trump no está deportando más inmigrantes que Obama, pero ha conseguido aterrorizar a millones de personas, especialmente cuando se viralizan en Internet escenas como la de Arrona o Rómulo Avélica, el hombre detenido en Los Ángeles tras dejar a su hija en el colegio.

En su aclaración sobre el caso, el comunicado de la oficina de ICE en Los Ángeles afirma que este cuerpo policial “continúa centrando sus recursos en individuos que suponen una amenaza para la seguridad nacional, la seguridad pública y de la frontera. ICE realiza una labor policial de inmigración siguiendo la ley federal y la política de la agencia. Sin embargo, ICE ya no hace excepciones por clases o categorías de extranjeros deportables”.

Más información