Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

India elimina el impuesto a compresas y tampones tras un año de protestas

La subida fiscal había transformado los productos de higiene íntima femenina en un bien de lujo

India
Protesta en Mumbai contra el impuesto a las compresas. Getty

El Gobierno de India ha decidido eliminar la tasa sobre compresas y tampones que gravaban estos productos con un 12% del impuesto sobre bienes y servicios. En julio de 2017, la decisión de aumentar el gravamen aplicado a estos artículos de higiene íntima femenina supuso una oleada de críticas desde muchos sectores de la sociedad india, que lo interpretaron como una seria barrera para la educación de la mujer en un país donde los problemas sanitarios son la principal fuente de absentismo escolar femenino. “Estoy seguro de que todas las madres y hermanas estarán muy felices de escuchar que las compresas están ahora 100% libres de impuestos”, dijo el Ministro de Economía interino, Piyush Goyal, en una rueda de prensa celebrada en Nueva Delhi. 

Como consecuencia de aquel gravamen, la abogada y diputada Sushmita Dev impulsó una petición online para exigir la eliminación del impuesto al considerar que transformaba un bien de primera necesidad en un producto de lujo. Con más de 400.000 firmas de apoyo desde el año pasado, la solicitud subrayaba que el 70% de las mujeres del país no podían permitirse comprar compresas debido a su precio. “Este era el paso más esperado y necesario para ayudar a que niñas y mujeres permaneciesen en las escuelas y en sus trabajos”, declaró a la agencia Reuters Surbhi Singh, fundadora de Sachhi Saheli, organización nacional dedicada a concienciar sobre la higiene menstrual. “Esto les ayudará a crecer para mostrar su verdadero potencial”, concluyó Surbhi. 

Mujeres y niñas indias sufren muchos problemas durante su menstruación, especialmente en el entorno rural donde la falta de información y el precio de los productos de higiene íntima fuerzan a que muchas de ellas utilicen trapos insalubres que aumentan el riesgo de infecciones y enfermedades. Según las encuestas, un 10% de la población femenina de la India rural cree que el periodo es una enfermedad. Mientras que el 20% de las menores abandonan los estudios tan pronto como empiezan a menstruar, condenándolas a la dependencia económica, los matrimonios forzados y el resto de males que asedian a las mujeres en los países en desarrollo. 

No solo activistas, también otros sectores de la población india han tomado conciencia de la gravedad de una situación marcada por tabús y falta de información. A comienzos de año, por ejemplo, Bollywood estrenó la primera película centrada en los problemas ocasionados por la menstruación. Basada en una historia real, Padman relata la lucha de un hombre de la India rural para crear compresas económicamente accesibles. El propio protagonista de la cinta, un reputado actor indio, se colocó al frente de la campaña Niine Movement, que fomenta el uso de compresas entre la población femenina. El creador de este movimiento nacional, Amar Tulsiyan, declaró que la eliminación de los impuestos era “una gran victoria para todos”. 

Aunque aplauden la decisión, otras activistas y empresarias piensan que el problema sigue ahí. Si bien el Gobierno ha eliminado el impuesto sobre la comercialización de compresas y tampones, su producción sigue sujeta a un fuerte gravamen, de hasta el 28%. “No solo defendemos la exención de impuestos sobre el producto final, sino sobre las materias primas y la maquinaria usada en su manufactura. Estos suponen una carga insuperable para empresas como la nuestra, que trabajan para mujeres desfavorecidas y sin formación”, explica a EL PAÍS Jaydeep Mandal, directora de Aakar Social Ventures, una empresa de Nueva Delhi premiada a nivel nacional por sus estudios pioneros en la producción de compresas ecológicas y económicamente accesibles. Pequeñas y medianas empresas critican que los impuestos de producción fomentan el monopolio de las grandes compañías, cuyos costosos productos son los que más presencia tienen en el mercado indio. 

Junto a las compresas, el Consejo de Impuestos sobre Bienes y Servicios también ha revisado el gravamen de otros 50 productos durante la reunión anual celebrada el sábado. Los impuestos sobre la venta de televisores, lavadoras, frigoríficos o estufas se han reducido en hasta un 10% sobre el porcentaje de hace un año, como también se ha recortado las tasas del calzado. Ante las elecciones generales de 2019, el Gobierno del primer ministro Narendra Modi intenta así atraer el voto de los comerciantes y las clases medias, frustradas tras la abrupta subida de impuestos en julio del año pasado.

Más información