Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Consejo de Seguridad impone un embargo de armas a Sudán del Sur

La ONU adoptará medidas adicionales contra los que traten de hacer descarrilar el proceso de paz

Una familia en una pequeña aldea en Sudán Sur
Una familia en una pequeña aldea en Sudán Sur AFP

Cerrar el grifo de flujo de armas para poner fin a la violencia y aliviar el sufrimiento de la población. Con este objetivo, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas tomó la decisión de imponer un embargo de armas a Sudán del Sur casi cinco años después de estallar la guerra civil. Además advierte de que se tomarán medidas adicionales contra los que traten de hacer descarrilar el proceso para lograr una solución política.

Estados Unidos ya trató de imponer una medida similar hace dos años. Pero fracasó. Esta vez la resolución logró el apoyo mínimo de nueve países que necesitaba para prosperar. El resto optó por abstenerse. Fue el caso de Rusia, China, Etiopía y Guinea Ecuatorial, junto con Bolivia y Kazajistán. Consideran que el momento no es el adecuado, a la vista de los intentos que se están haciendo desde la región para revitalizar el proceso de paz.

“El embargo de armas, combinado con las sanciones, tendrá serias implicaciones”, advirtió el representante etíope Tekeda Alemu. En nombre de la región pidió por eso al Consejo de Seguridad que gestione la situación “con prudencia y paciencia”. Su temor, explicó, es que la crisis degenere aún más e se incrementen las violaciones de los derechos humanos. “Se trata de evitar lo peor”, añadió.

La embajadora estadounidense Nikki Haley dijo, sin embargo, que el Consejo de Seguridad debía ir más allá de las palabras y no limitarse a denunciar las atrocidades que se están cometiendo en el país africano. “Hay que parar la violencia para poder ayudar a su gente”, reiteró. “Los grupos armados están quemando a la gente viva y colgándola de los árboles, no permiten que se movilice la asistencia humanitaria y están asaltando a mujeres y niños”, relató.

Los miembros que intervinieron en el debate señalaron que se trató de todo para lograr un alto el fuego y conseguir un cambio de conducta de las partes en conflicto. El embajador sueco ante la ONU, Olof Skoog, que ejerce este mes como presidente del Consejo de Seguridad, dijo que la medida se adopta en un momento crítico y que tiene como objetivo “evitar que se prolongue el enfrentamiento”.

El representante de Sudán del Sur, Akuei Bona Malwal, tomó la palabra tras el voto para lamentar la adopción de la resolución. “El embargo no va a ser de ayuda y arriesga con torpedear el proceso de paz”, advirtió, “porque pone la balanza del lado de una de las partes en la negociación”. También dijo que es una “bofetada” para los esfuerzos de las organizaciones africanas que buscan llevar la paz a la región.

Más información