Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Banco Mundial niega haber perjudicado a Chile en su informe estrella

Una auditoría externa encargada por el organismo indica que “carecen de evidencias” las acusaciones de sesgo político que realizó el execonomista jefe, Paul Romer

Michelle Bachelet realiza en su último discurso de Cuenta Pública.
Michelle Bachelet realiza en su último discurso de Cuenta Pública. Reuters

A seis meses de que el economista jefe del Banco Mundial, Paul Romer, desatara una tormenta al sugerir un sesgo político contra Chile en la elaboración de su informe estrella sobre competitividad, Doing Business, el organismo ha dado a conocer este miércoles las conclusiones de una auditoría externa, como se había comprometido al estallar la polémica en enero. De acuerdo al estudio liderado por el profesor Randall K. Mork, las acusaciones de manipulación de Romer, que debió renunciar en medio de la crisis, son “infundadas y sin sustento” y “carecen completamente de evidencia”.

Romer dijo en una entrevista con The Wall Street Journal que el Banco Mundial había juzgado con sesgo al Gobierno de Michelle Bachelet en su influyente informe Doing Business, que mide la facilidad para hacer negocios en 190 países. El economista que había asumido en 2016 apuntó a una serie de cambios metodológicos que habrían perjudicado especialmente a los dos mandatos de la socialista y sugirió motivaciones políticas. “Quiero disculparme personalmente con Chile y cualquier otro país donde hayamos transmitido una impresión equivocada”, indicó en enero, desatando un inédito escándalo. Aunque luego se retractó, no fue suficiente: tuvo que renunciar a los pocos días.

El ranking enumera de mejor a peor lo favorable del entorno para hacer negocios. La posición de Chile en esta clasificación cambió de forma notable desde 2006, del puesto 25 al 57, con ciclos bien diferenciados: empeoró en el primer mandato de Bachelet (2006-2010), mejoró con el Gobierno de derecha de Sebastián Piñera (2010-2014) y volvió a bajar en el último mandato de Bachelet (2014-2018), que dejó el poder en marzo. Cuando hace seis meses estalló la polémica, el ministro de Economía de Bachelet, Jorge Rodríguez, indicó que lo sucedido era de una “inmoralidad pocas veces vista”. La propia presidenta reaccionó al escándalo y junto con pedir explicaciones al organismo, indicó que “los rankings que administran las instituciones internacionales deben ser confiables, ya que impactan en la inversión y el desarrollo de los países”.

La auditoría encargada por el Banco Mundial que se ha conocido este miércoles, sin embargo, descarta manipulaciones y señala que los cambios de la metodología reflejan un esfuerzo genuino del Banco Mundial por mejorar los indicadores. “Chile es menos afectado por los cambios en la metodología que muchas otras economías”, agregan los revisores.

El Banco Mundial, a través de un comunicado, anunció en cualquier caso que el organismo tomará medidas para implementar mejoras, según sea necesario, y que “el índice Doing Businesssigue siendo una herramienta única e invaluable para los países que buscan mejorar su clima de negocios”.

Las protestas de países han sido habituales desde que el trabajo se lanzó por primera vez en 2003, tanto por su posible sesgo como por su metodología. El Doing Business analiza una decena de elementos en los 190 países analizados anualmente, como la facilidad para iniciar un negocio, la obtención de permisos para construcción, el proceso para obtener electricidad o para resolver una insolvencia, entre otros.

Más información