Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Banco Mundial alteró la calificación de Chile durante el Gobierno de Bachelet

El economista jefe del organismo, Paul Romer, pide disculpas al país sudamericano por las manipulaciones que habrían respondido a objetivos políticos

Michelle Bachelet
Michelle Bachelet realiza en su último discurso de Cuenta Pública. REUTERS

Un profundo impacto en el mundo de la política y la economía chilena ha causado la publicación de The Wall Street Journal (WSJ) de este sábado, en la que el economista jefe del Banco Mundial, Paul Romer, reconoce que la organización financiera alteró su ranking de competitividad empresarial en desmedro de Chile y, específicamente, de Michelle Bachelet. Se trata de la medición Doing Business, que mide la facilidad para hacer negocios en 190 países. Chile bajó constantemente en el primer mandato de la socialista (2006-2010), subió en el Gobierno de derecha de Sebastián Piñera (2010-2014) y volvió a bajar cuando la médico volvió al poder (2014-2018). En estos 12 años, Chile ha fluctuado entre el puesto 25 y el 57, una volatilidad considerable.

La elaboración del estudio podría estar “potencialmente contaminada por las motivaciones políticas del personal del Banco Mundial”, señala el WSJ. “Quiero disculparme personalmente con Chile y cualquier otro país donde hayamos transmitido una impresión equivocada”, indicó el economista.

La presidenta Bachelet, que en marzo próximo termina su segundo mandato, reaccionó de inmediato a través de Twitter. “Muy preocupante lo ocurrido con el ranking de competitividad del Banco Mundial. Más allá del impacto negativo en la ubicación de Chile, la alteración daña la credibilidad de una institución que debe contar con la confianza de la comunidad internacional”, escribió la socialista.

“Dada la gravedad de lo sucedido, como Gobierno solicitaremos formalmente al Banco Mundial una completa investigación. Los rankings que administran las instituciones internacionales deben ser confiables, ya que impactan en la inversión y el desarrollo de los países”, indicó Bachelet, que forma parte del sistema de Naciones Unidas. Entre 2010 y 2013 lideró ONU Mujeres desde Nueva York y a partir de junio estará a cargo del programa Alianza para la Salud Materna, del Recién Nacido y del Niño de la Organización Mundial de la Salud, en reemplazo de Graca Machel, viuda de Nelson Mandela. Además, desde hace unos meses se conoce que participará en un nuevo organismo mediador de conflictos internacionales de la ONU, para la que fue convocada por su presidente, António Guterres.

El embajador de Chile en Estados Unidos, Juan Gabriel Valdés, en las próximas horas se dirigirá a la sede del organismo para reunir antecedentes y solicitar una investigación sobre este caso.

El economista jefe del Banco Mundial indicó en la publicación que se recalcularán los índices chilenos de competitividad empresarial, que se obtiene en base a cifras de pagos de impuestos, eficacia del proceso de quiebra, obtención de permisos de edificación, entre otras. Romer dijo que se corregirán al menos desde 2014 a la fecha, es decir, los años del segundo Gobierno de Bachelet, especialmente perjudicado en el Doing Business. En los últimos cuatro años, la caída de Chile fue provocada casi en su totalidad porque se cambió la metodología de análisis y no por cambios en las medidas permanentes del entorno comercial del país, según reconoció Romer: “Sobre la base en las cosas que estábamos midiendo antes, las condiciones comerciales no empeoraron en Chile bajo la Administración de Bachelet”.

A menos de dos meses de terminar su mandato, Bachelet llevó adelante un Gobierno marcado por las transformaciones estructurales y, a su vez, por un crecimiento económico discreto, de 1,8% en promedio. Sus críticos acusan a la socialista de haber generado inestabilidad con reformas mal implementadas, como la tributaria, y de haber dejado de lado el crecimiento económico, una de las banderas con la que fue electo Piñera para el período 2018-2022. Para los defensores de esta Administración, la manipulación del Doing Business podría haber contribuido de manera significativa a generar un clima de desconfianza económica y empresarial.

El ministro de Economía chileno, Jorge Rodríguez, indicó que la alternación del ranking “es de una inmoralidad pocas veces vista”. “Es un escándalo de proporciones, porque lo que señala es que habría sido manipulada por el economista a cargo de su construcción (Augusto López-Claros), para hacer ver un deterioro económico durante el Gobierno de la presidenta Michelle Bachelet, con intenciones básicamente políticas”.

Después de la entrevista de Romer en el WSJ, el Banco Mundial anunció a través de un comunicado que realizará una investigación para aclarar los hechos. “En vista de las preocupaciones expresadas por nuestro economista jefe Paul Romer en los medios y nuestro compromiso con la integridad y la transparencia, llevaremos a cabo una revisión externa de los indicadores correspondientes a Chile en el informe Doing Business”. El organismo, sin embargo, defendió la imparcialidad de esta medición en sus 15 años de existencia y la calificó como “una herramienta invaluable para los países que buscan mejorar su clima de negocios, dando seguimiento a miles de reformas”.

El economista boliviano Augusto López-Claros, el experto del Banco Mundial acusado de la manipulación, respondió a través de un correo electrónico a Bloomberg y señaló que las acusaciones de manipulación política “no tienen mérito alguno”. Dedicado a la academia en la Universidad de Georgetown, en medio de un año sabático de la organización financiera, señaló que la investigación se realizó “en un contexto de transparencia y apertura”. El investigador indicó que el descenso en las clasificaciones de Chile se debió a que otros países, como México y Colombia, intensificaron sus esfuerzos por atraer inversión extranjera. En declaraciones al periódico chileno El Mercurio, descartó conocer a Piñera y apuntó a otra de las razones para que Chile descendiera en el ranking: “La legislación chilena tiene una serie de características que incorporan varias restricciones contra las mujeres”.

De acuerdo al Banco Mundial, 114 profesionales les proporcionan datos desde Chile para la confección del Doing Business. Aunque Romer apuntó de manipulaciones en el propio organismo, en el país se comienza a sospechar de la entrega de información. “¿Manipulación en Washington o en la entrega de datos en Chile? Lo primero grave, lo segundo gravísimo”, escribió en Twitter Andrés Velasco, ministro de Hacienda en el primer Gobierno de Bachelet.