Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una responsable de adopciones en Francia dice que los gais solo deberían adoptar “niños atípicos”

Una asociación de padres homosexuales demanda a la funcionaria de Seine-Maritime por discriminación

Las declaraciones de una responsable del servicio de adopciones del departamento francés Seine-Maritime, en el noroeste de Francia, reconociendo que no tratan de igual manera las solicitudes de parejas hetero y homosexuales van a llegar a la justicia. Una asociación homoparental ha presentado este martes una demanda contra la funcionaria que afirmó que las parejas gais no son prioritarias cuando eligen a padres adoptivos y que se les debería dejar adoptar solo a “niños atípicos”, es decir, o mayores o con discapacidades que dificultan su acogida en otros hogares.

Una pareja homosexual posa con su hijo en Lyon, Francia.
Una pareja homosexual posa con su hijo en Lyon, Francia. AFP/Getty

Las condenas políticas tampoco se han hecho esperar en un país donde, desde hace cinco años, las parejas de personas del mismo sexo tienen los mismos derechos que las heterosexuales, aunque, como demuestra el caso de Seine-Maritime —y no es el único— de la ley a la realidad queda a menudo un buen trecho por recorrer.

“Las parejas homosexuales no son excluidas, pero no son prioritarias”, declaró Pascale Lemare, responsable del servicio de adopción de Seine-Maritime, en la emisora France Bleu. “Ellas mismas [continuó diciendo sobre las parejas homosexuales] son un tanto atípicas frente a la norma social, pero también la norma biológica, así que hace falta que su proyecto comprenda [la adopción] de niños atípicos, de niños que nadie quiere”. Preguntada sobre qué considera como “niños atípicos”, Lemare los describió como niños “demasiado dañados, demasiado perturbados psicológicamente, demasiado mayores, con una discapacidad demasiado grande”. Es decir, concluyó, “niños que tienen unas perturbaciones que no buscan las parejas [adoptantes], es normal”.

El presidente de la Asociación de Familias Homoparentales (ADFH), Alexandre Urwicz, anunció este martes en la emisora France Info que su organización ha presentado una demanda en la Fiscalía de Rouen. Se trata de declaraciones “discriminatorias”, sostuvo Urwicz. “Todo esto es homofobia, da la idea de que somos ciudadanos de segunda, que deberíamos pasar después de todos los demás”, denunció. También la oficina del Defensor de los Derechos de los franceses, Jacques Toubon, investigará las prácticas del servicio de adopción en ese departamento. "Los niños son iguales. Y todas las familias también", subrayó Toubon en un mensaje en las redes sociales.

El presidente de Seine-Maritime, Pascal Martin, se desmarcó de las declaraciones de la responsable de adopciones de su departamento, que aseguró “condenar firmemente”. “[Sus palabras] no reflejan la posición del departamento ni mis convicciones personales. No hay que hacer ninguna diferencia entre las parejas heterosexuales y las homosexuales. Todas tienen los mismos derechos”, tuiteó Martin.

Las críticas también han llegado desde el Gobierno central de París. Ese tipo de declaraciones “son contrarias a los principios de neutralidad, igualdad y de rechazo de discriminaciones que caracterizan a la función pública”, sostuvo el secretario de Estado del Ministerio de Acción y Cuentas Públicas, Olivier Dussopt, en un mensaje retuiteado por el delegado interministerial para la lucha contra el racismo, el antisemitismo y el odio anti-LGTB (Dilcrah), Frédéric Potier.

La secretaria de Estado para la igualdad y la lucha contra la discriminación, Marlène Schiappa, recordó que en este tipo de procesos hay que respetar las leyes que garantizan la igualdad de condiciones a las parejas gais, y aseguró que "no se tolerará ninguna discriminación".

El caso de Seine-Maritime ha llegado a los titulares por la crudeza de las declaraciones de la responsable tanto respecto a las parejas homosexuales como sobre los “niños atípicos”. Pero no es un caso aislado en Francia. El portavoz de la Asociación de Padres Gays y Lesbianas (APGL), Nicolas Faget, denunció ya en abril “una discriminación fundada en la orientación sexual” en varios departamentos del país.

Desde su aprobación el 17 de mayo de 2013, la ley Taubira (por el nombre de la ministra socialista que la propulsó) sobre el matrimonio para todos, establece la igualdad de derechos en Francia entre parejas homo y heterosexuales en cuestión de matrimonio, adopciones y derechos sucesorios. Pero que las parejas homosexuales puedan, por ley, adoptar, no quiere decir que consigan hacerlo. Aunque no hay estadísticas oficiales, el número de familias homoparentales que ha conseguido completar el proceso es mucho menor que el de las parejas formadas por un hombre y una mujer, según una investigación de France Info. El Ministerio de Justicia publicará el año que viene una encuesta sobre la adopción en Francia que podría servir para demostrar, o no, ese tratamiento diferenciado. Mientras, la emisora citaba en su reportaje las experiencias de varias parejas homosexuales en pleno proceso de adopción en diferentes partes del país y declaraciones también del responsables de las adopciones en diversos departamentos.

“Ni siquiera estudian los expedientes de las parejas homosexuales”, aseguró a la radio un miembro del equipo encargado de adopciones en Finistère, en Bretaña, que dijo que en los últimos años presentó “una quincena” de expedientes de parejas del mismo sexo dispuestas adoptar. Ninguna fue aceptada. “Cada vez, tiene que ser un papá y una mamá. Quieren darle una ‘buena familia’ al niño”, reveló.

“Nos lo dijeron de manera muy abierta. El consejo de familia no aprueba nunca la adopción de parejas homosexuales. Rechaza todas sus candidaturas”, corroboró una pareja de hombres que ha iniciado el proceso en esta región.

Más información