Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Estrasburgo condena a Rusia por su ley contra la “propaganda homosexual”

La sentencia del Tribunal de los Derechos Humanos falla que la normativa aprobada en 2013 es discriminatoria

La policía detiene al activista para los derechos de los homosexuales Nikolai Alexeyev, en Moscú en 2013. Ampliar foto
La policía detiene al activista para los derechos de los homosexuales Nikolai Alexeyev, en Moscú en 2013. AP

El Tribunal de los Derechos Humanos ha sentenciado este martes que la conocida como Ley contra la propaganda homosexual aprobada en Rusia en 2013 es discriminatoria porque "refuerza el estigma y los prejuicios y fomenta la homofobia". El fallo da la razón a tres activistas que habían recurrido ante el Tribunal por haber sido multados por haber convocado actos con pancartas a favor de la tolerancia y de la aceptación de la diversidad entre 2009 y 2012 delante de una escuela, de una biblioteca y de una oficina pública. Rusia, que en 2016 ha violado la convención en seis de los 228 casos presentados ante Estrasburgo, ha anunciado que recurrirá la sentencia. 

El estatuto federal en cuestión, aprobado casi por unanimidad hace cuatro años, establece la posibilidad de sancionar a los que difunden información sobre "relaciones sexuales no tradicionales" entre los menores y eleva a rango nacional las prohibiciones ya presentes en algunas regiones del país. Según el tribunal, la ley viola los derechos a la libertad de expresión establecidos en la convención del Consejo de Europa, del que la Federación rusa forma parte. Según se lee en la sentencia, la medida "no sirve para defender el objetivo legítimo de la protección de la moral" sino que, en este sentido, es "contraproducente". 

Los jueces europeos han estimado que el Gobierno ruso "no ha demostrado que la libertad de expresión acerca de los temas LGBT devaluaría efectivamente a las familias tradicionales existentes y actuales" y no pone en peligro su futuro. La vaguedad de la terminología empleada en la calificación del delito y el alcance posiblemente ilimitado las disposiciones pueden ser instrumento de "abusos en casos concretos", así como ha sido reconocido por los jueces en las tres solicitudes presentadas por Viktorovich Bayev, Aleksey Kiselev y Nikolay Alekseyev. Estrasburgo ha condenado las autoridades rusas a indemnizarles con un total de 43.000 euros por daños morales.

El ministro de justicia ruso ha confirmado que las autoridades están preparando "argumentos legales para defender la posición rusa". Sin embargo, el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, se ha demostrado más prudente: "Analizaremos la decisión. No he visto en detalle el texto, así que no puedo comentar", ha dicho en declaraciones recogidas por France Presse. El activista Alexeyev, por otra parte ha calificado el fallo de "enorme victoria para la comunidad LGBT rusa". La ley rusa establece que quienes hagan "propaganda homosexual" pueda ser multado hasta un máximo de 100.000 rublos (unos 1.500 euros), mientras que las organizaciones pueden ser multadas hasta un más de 15.000 euros. La ley se aplica también a los ciudadanos extranjeros que hagan propaganda el país. 

En su fallo de este martes, el tribunal de Estrasburgo ha calificado el caso de "bastante complejo" por suponer no solo un "conflicto entre el derecho a la libertad de expresión y el derecho a la privacidad", sino también entre las distintas formas de "auto-identificación de las personas". Estrasburgo explica finalmente que hasta este momento la institución "ha favorecido el reconocimiento público de las relaciones sexuales no tradicionales, incluso en áreas sensibles como la vulnerabilidad de un determinado grupo de personas por su inmadurez, por las convicciones religiosas y filosóficas de sus padres, por las tradiciones y valores nacionales".

Más información