Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Organización para la Prohibición de las Armas Químicas envía inspectores a Siria

El equipo de investigación internacional viaja a Duma con el acuerdo del régimen tras el supuesto ataque con gases tóxicos que causó entre 40 y 60 muertos

Un inspector internacional investiga el ataque químico de 2013 en las afueras de Damasco.
Un inspector internacional investiga el ataque químico de 2013 en las afueras de Damasco. AP

La Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) ha anunciado este martes el envío “en un breve plazo” de un equipo de inspectores a Duma, en la periferia de la capital de Siria, para investigar el ataque con gases letales y tóxicos denunciado por grupos de médicos y socorristas vinculados a la oposición al régimen de Damasco. En un comunicado difundido en La Haya, esta organización internacional que coopera con Naciones Unidas, ha informado de que había solicitado a las autoridades que tomaran medidas para permitir la visita de sus expertos, en coincidencia con una petición de los Gobiernos de Siria y Moscú para indagar lo ocurrido el pasado sábado en la última ciudad de Guta Oriental que aún sigue en manos de los rebeldes.

Los llamados Cascos Blancos (equipos de rescate) y la Unión de Organizaciones de Atención Médica denunciaron que un bombardeo con armas químicas del régimen causó entre 40 y 60 muertos y hasta un millar de afectados por la inhalación de gases. Al margen de la autorización que pueda conferirle el Consejo de Seguridad, la OPAQ viajará al país árabe con un mandato en vigor desde 2014 para “establecer los hechos con relación al supuesto uso de productos químicos tóxicos, presuntamente gas de cloro, con intención hostil en Siria”.

La organización internacional ya ha recopilado información procedente de todas las fuentes disponibles sobre el supuesto ataque químico a Duma y la está analizando. Como consta en su actual mandato, los inspectores determinarán con sus investigaciones si se ha utilizado armamento prohibido.

El régimen de El Asad se prepara ante las amenazas de una intervención militar lanzadas por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump. Los aeropuertos y bases militares del país van a permanecer en estado de alerta ante posibles amenazas exteriores durante los tres próximos días, según informaciones recogidas sobre el terreno por la ONG Observatorio Sirio para los Derechos Humanos. Las milicias insurgentes de Jaish al Islam se disponen a abandonar la ciudad de Duma tras el acuerdo de evacuación pactado el pasado fin de semana con el Ejército con la mediación de militares desplegados por Rusia. Los bombardeos de la aviación siria sobre Guta Oriental han causado 1.700 muertos en los dos últimos meses de ofensiva contra los rebeldes, informa France Presse.

En Israel, el ministro de Defensa, Avigdor Lieberman, insistió ayer en que su país “impedirá a cualquier precio” que Irán, aliado del régimen, se afiance militarmente en Siria. Lieberman declinó confirmar si el ataque con misiles registrado el lunes contra la base aérea T4, en el centro de Siria, había sido lanzado por cazas F-15 israelíes, tal y como aseguran Moscú y Damasco. El embajador de Israel en Rusia fue convocado ayer por el Ministerio de Exteriores para examinar “la situación en Siria”, informa Efe.

Los analistas militares de la prensa israelí, que han tenido acceso a informaciones reservadas, aseguran que el ataque contra la base T4 se concentró en la zona iraní del aeródromo militar —desde donde operan aviones no tripulados— sin afectar a los sectores sirio y ruso. La intervención tuvo como objetivo un avión que acaba de aterrizar procedente de Irán y que transportaba armamento para la milicia libanesa chií de Hezbolá. La mitad de los 14 muertos eran militares dependientes de Teherán, entre ellos un oficial.

Más información