Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La fiscalía mexicana señala que un helicóptero de la Armada mató a las niñas de Nuevo Laredo

Los investigadores tumban los intentos de desvincularse de la Secretaría de Marina, que nunca reconoció lo sucedido hasta hoy

Elementos de la Marina mexicana patrullan una de las caerretaras del norte del país
Elementos de la Marina mexicana patrullan una de las caerretaras del norte del país Getty Images

Dos niñas muertas y una herida. La madre de las muertas, muerta también. Su marido, herido. Es la cuenta de la frontera, las consecuencias de la guerra a sangre y fuego entre el Gobierno y los grupos criminales en México, una guerra que deja ya más de 200.000 cadáveres. En el caso de la familia Rojas Ruíz, la guerra se presentó una noche de sábado hace dos semanas, cuando volvían tranquilamente a su casa de un festejo familiar. Fue en Nuevo Laredo, en el norte del país. Narcos y marinos se estaban tiroteando en el anillo circunvalatorio de la ciudad. Los primeros desde sus camionetas, los segundos desde un helicóptero. Al parecer, el vehículo familiar pasó por en medio y los marinos les dieron. De los seis que iban en el carro, tirotearon a cinco. La única que resultó ilesa fue otra niña, la tercera hermana. Ilesa por decir algo.

Es la conclusión a la que han llegado los peritos de la Procuraduría General de la República, PGR, después de analizar la balacera, la trayectoria de los proyectiles y la posición de los cuerpos. Los investigadores han presentado este viernes el resultado preliminar de sus pesquisas. No hay duda, los disparos venían del helicóptero.

Imagen del estudio de análisis de traecytoria de las balas que impactaron en el vehículo familiar.
Imagen del estudio de análisis de traecytoria de las balas que impactaron en el vehículo familiar. PGR

Minutos después de la presentación de la fiscalía, la Armada ha divulgado un comunicado en que reconocía lo sucedido y anunciaba que "se llevarán a cabo todas las acciones correspondientes, para proporcionar tanto la ayuda, como la reparación integral a los afectados".

Más adelante, el comunicado menciona que no se tuvo "pretensión alguna de ocultar o minimizar el dolor de los civiles". Resulta interesante esta frase, porque desde la muerte de las niñas y su madre, la Armada ha tratado de desligarse de lo ocurrido. En su primer comunicado, del domingo 25 de marzo, horas después de los hechos, ni siquiera las menciona. En el segundo, del lunes, las menciona pero dice que las balas que les dieron fueron disparadas "a nivel de tierra", no desde el helicóptero. Y que los proyectiles "no corresponden al armamento orgánico con el que cuentan las aeronaves de la Armada de México". Hoy la fiscalía ha dicho que sí se dispararon desde el helicóptero. Por tanto, son balas de la Armada, sean o no del "armamento orgánico".

Durante días, actores cercanos a la Armada trataron de imponer versiones retorcidas de lo ocurrido. El abogado Juan Velázquez, cercano a las Fuerzas Armadas, llegó a decir que los supervivientes, esto es, la prima y el padre de las niñas muertas, culpaban a los marinos "sólo para recibir una indemnización".

Los peritos han construído un relato pormenorizado de los enfrentamientos, tres en total, ocurridos entre la noche del sábado 24 de marzo y la madrugada del domingo. Todos tuvieron lugar cerca o en el mismo anillo circunvalatorio Luis Donaldo Colosio de Nuevo Laredo. El primero, en el cruce del bulevar y la salida a Monterrey, por el sur de la ciudad. Al parecer, el grupo delictivo emboscó a los marinos, dejando ocho elementos heridos y uno muerto. Uno de los presuntos delincuentes también murió.

El segundo ocurrió en la otra punta de la ciudad, sobre la carretera a Piedras Negras que dejó otros cuatro marinos heridos.

El tercero, el que afectó a la familia, ocurrió en otra zona del bulevar. Un lugar sin casas alrededor. Para entonces, el helicóptero de la Armada ya había llegado de Reynosa, a media hora de vuelo de allá y apoyaba a sus compañeros desde el aire. Sicarios con armamento pesado se enfrentaron a los marinos desde dos camionetas y el helicóptero disparó de vuelta. La familia, que pasaba por allí, recibió los disparos del helicóptero.

La semana que viene, la PGR anunciará probablemente el resultado de las autopsias de las niñas y la madre. La familia Rojas Ruíz las espera.

Más información