Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ejército sirio logra dividir el enclave rebelde de Guta Oriental

Más de mil civiles han muerto en las últimas tres semanas, cuando comenzó la ofensiva de El Asad

Las defensas de Guta Oriental, el único feudo rebelde en pie en las afueras de Damasco se desmoronan después de tres semanas de bombardeos del régimen. En una ofensiva a gran escala, las fuerzas gubernamentales y sus aliados rompieron este sábado en tres pedazos el reducto cercado al dejar aislada a Duma, su principal ciudad. La ofensiva se ha cobrado ya un millar de muertes, entre ellas las de 215 niños, según el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos.

Columna de humo tras un bombardeo del Ejército sirio este sábado en Misraba, en Guta Oriental.
Columna de humo tras un bombardeo del Ejército sirio este sábado en Misraba, en Guta Oriental. AFP

Ni los llamamientos de la comunidad a un alto el fuego ni las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU han surtido efecto para detener la carnicería que se cierne sobre Guta Oriental. Hasta 400.000 civiles permanecen atrapados en uno de los asedios más largos en la guerra de Siria, que se dispone a cumplir siete años dentro de cuatro días. Milicias islamistas insurrectas, encabezadas por el grupo Jaish al Islam y respaldadas por yihadistas de Hayat Tahrir al Sham vinculados a Al Qaeda, protagonizan una defensa numantina a una veintena de kilómetros al noreste de la capital siria. El enclave ya se ha visto reducido a la mitad desde el inicio de la ofensiva, el 18 de febrero.

Fuerzas gubernamentales de élite sostenidas por milicianos chiíes han roto ahora la espina dorsal de su sistema defensivo con un avance relámpago bajo un diluvio de bombas. El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos confirmó la noche del sábado la fractura del frente, siguiendo la misma estrategia de divide y vencerás que el presidente Bachar el Asad y sus aliados rusos ejecutaron en 2016 para reconquistar la parte oriental de Alepo, la mayor ciudad del norte del país árabe.

Las fuerzas del régimen tomaron el sábado primero la carretera que enlaza Duma con Harasta y ocuparon después la localidad de Misraba, según los observadores sobre el terreno del Observatorio, ONG basada en Reino Unido. Guta Oriental ha quedado dividido en tres sectores aislados: Duma, Harasta y el resto de las localidades sitiadas al sur del reducto.

El Ejército sirio logra dividir el enclave rebelde de Guta Oriental

Un primer grupo de una docena de yihadistas de Hayat Tahrir al Sham, abandonó en la noche del viernes en autobús el enclave junto con sus familiares a través de un corredor humanitario abierto en la periferia de Damasco. Se dirigieron a la provincia de Idlib, en el norte del país. A pesar de la entrada esta semana de dos convoyes con una ayuda humanitaria internacional —el lunes y el viernes— la población civil carece de lo más básico. “La gente está durmiendo en las calles y en los parques, porque los refugios antiaéreos están todos llenos. En los tres últimos días no se ha podido dar sepultura a muchos cadáveres a causa de los bombardeos”, rezaba un comunicado del consejo local de Duma citado por France Presse. Los equipos médicos y de rescate apenas pueden desplazarse entre los escombros.

La televisión estatal siria mostró el sábado imágenes de las calles de Misraba tras la entrada de las tropas e informó de que el Ejército había “intensificado sus operaciones y avanzado en tres zonas” de Guta Oriental. Sajad Malik, un representante de Naciones Unidas que el lunes pudo acceder al enclave sitiado dijo a la prensa a su regreso a Damasco: “En toda mi vida había visto unas caras que expresaran tanto miedo”.

Turquía avanza hasta la capital del bastión kurdo de Afrin

Las fuerzas de Turquía y de sus aliados rebeldes del Ejército Libre Sirio avanzaron este sábado hasta las puertas de Afrin, la capital del cantón del mismo nombre en el noroeste de Siria y bastión de las milicias kurdas de las Unidades de Protección del Pueblo (YPG, en sus siglas en kurdo). Fuerzas de élite de Ankara respaldadas por aviación de combate y artillería lanzaron en enero una operación transfronteriza para expulsar a las YPG de Afrin, un estratégico valle limítrofe con la provincia turca de Hatay. El cantón había quedado aislado de la amplia franja ocupada por las milicias kurdas a lo largo de dos terceras partes de la frontera turco-siria.

Los informantes del Observatorio Sirio para los Derechos Humanos en Afrin confirmaron que los militares turcos habían tomado posiciones en las afueras del este de la ciudad tras una jornada de intensos bombardeos aéreos. Turquía y sus aliados rebeldes enfrentados a los kurdos han conquistado durante cerca de dos meses las cumbres que marcan la frontera y varias localidades antes de lanzar una operación contra la capital del cantón.

El Gobierno turco considera que las YPG están estrechamente asociadas con el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), una guerrilla que se alzó en armas contra el poder central de Ankara en 1984 para reivindicar el autogobierno del sureste de Anatolia, donde se concentran la mayor parte de los cerca de 20 millones de kurdos de Turquía, país miembro de la Alianza Atlántica.

Estados Unidos ha armado, asesorado con hasta 4.000 miembros de sus unidades especiales de comandos a las Fuerzas Democráticas Sirias, una alianza opositora dominada por las YPG kurdas, que han tenido un papel central en la derrota y expulsión del Estado Islámico del territorio sirio.

Más información