Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Global BLOGS CRÓNICAS
INTERNACIONALES

Irma, la abuela italiana de 93 años que ha viajado a Kenia para trabajar como voluntaria en un orfanato

La nonagenaria partió el pasado 19 de febrero del aeropuerto de Milán-Malpensa para pasar las próximas tres semanas de su vida en este país africano

Irma, de 93 años, el 19 de febrero en el aeropuerto de Milán-Malpensa.

La abuela Irma tiene 93 años y en la noche del pasado lunes 19 de febrero cogió un avión en el aeropuerto de Milán-Malpensa para trabajar las próximas tres semanas de su vida como voluntaria en un orfanato de Kenia. La historia, contada por su nieta junto a dos fotografías de ella en su muro de Facebook, se ha hecho viral en este país mediterráneo con casi 19.000 compartidos y 90.000 reacciones en esta red social. En las imágenes colgadas por Elisa Coltro, la nonagenaria italiana aparece ataviada de negro, con un bastón en su mano derecha y una maleta roja en la izquierda.

Coltro escribió en su muro de Facebook: "Esta es mi abuela Irma, una niña de 93 años que se fue esta noche a Kenia. No a una aldea turística con todo hecho, sino a un pueblo de niños, a un orfanato. Os la muestro porque creo que todos debemos mantener siempre un poco de inconsciencia para vivir y no para sobrevivir. Miradla... ¿pero quién la detiene? Yo la amo".

La prensa italiana se hizo eco de la noticia y la ha bautizado como Mamy Irma. Sus parientes han contado que se quedó viuda a los 26 años y que sola educó y crió a sus tres hijos. Irma apoyó, según la versión de su familia, durante mucho tiempo un orfanato fundado en Kenia por un misionero de su región, cerca de Venecia. La semana pasada, por primera vez en su vida, decidió ir a trabajar durante unas semanas en misión humanitaria acompañada de su hija, la madre de Elisa Coltro.

Las dos mujeres, en principio, regresarán a Italia a mediados de marzo, pero Coltro cree que su abuela querrá volver a este país africano: "Tal vez ya se quede en Kenia: todo es posible conociendo su gran corazón y su energía", relató al diario La Stampa.

Más información