Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

República Checa arresta a uno de los principales dirigentes kurdos de Siria a petición turca

El Gobierno de de Turquía solicitará la extradición de Salih Muslim, expresidente del ala política de las milicias kurdas aliadas de EEUU en la guerra civil siria

Salih Muslim, uno de los principales dirigentes políticos de los kurdos de Siria, ha sido detenido este fin de semana en Praga por la Policía checa a petición de Turquía, que ahora demandará su extradición. El Partido de la Unión Democrática (PYD), del que Muslim fue líder hasta el pasado año y al que convirtió en uno de los actores más importantes de la guerra en Siria, ha tachado el arresto de “inaceptable” y de violación de los derechos del político sirio.

El entonces presidente del PYD kurdo-sirio, Salih Muslim, responde a los periodistas en el Parlamento Europeo en septiembre de 2016.rn
El entonces presidente del PYD kurdo-sirio, Salih Muslim, responde a los periodistas en el Parlamento Europeo en septiembre de 2016. AP

Según explicó a este diario una fuente del PYD, Muslim se hallaba en la República Checa como parte de una gira “diplomática” en Europa para recabar apoyo a la causa de los kurdos de Siria cuando, la pasada noche, agentes de Policía se personaron en el hotel en el que recalaba para llevárselo detenido. La Policía checa informó en un comunicado de la detención de un hombre extranjero de 67 años en respuesta de una petición de Turquía hecha a través de Interpol, aunque no dio el nombre del sospechoso. Las autoridades turcas y el propio PYD confirmaron que se trataba de Muslim. “Tras descubrir que la persona en cuestión se hallaba en la República Checa, se hicieron los debidos contactos y se demandó su captura”, explicó el Ministerio de Justicia de Turquía en un comunicado.

El Gobierno de Turquía considera a Muslim parte del entramado del grupo armado kurdo PKK, que actúa en territorio turco con atentados indiscriminados y ataques a las fuerzas de seguridad. De hecho, se encuentra en la lista de los terroristas más buscados por Turquía y cualquier información que lleve a su arresto es recompensada con 4 millones de liras (unos 850.000 euros). Hasta 2015, cuando se rompió el proceso de paz negociado entre Ankara y el PKK, Muslim era periódicamente recibido por las autoridades turcas, que lo consideraban el principal interlocutor y representante de los kurdos de Siria. Sin embargo, desde entonces, el Ejecutivo turco lo trata de terrorista y acusa a cualquier país que lo acoja de patrocinador del terrorismo.

El PYD criticó duramente en un comunicado la detención de Muslim alegando que se trata de un “ciudadano sirio” que se encuentra “de visita oficial en Europa” y que Turquía no tiene potestad para exigir a terceros países “el arresto de individuos que no son sus ciudadanos sin justificación legal alguna”. Además, demandó al Gobierno checo que “libere inmediatamente” a su antiguo líder y “pida perdón por la detención ilegal e inmoral” de una persona que “ha jugado un importante papel diplomático en la lucha contra el Estado Islámico”.

Un juzgado checo deberá decidir en las próximas horas si procede con el arresto de Muslim o es liberado sin cargos. La embajada turca en Praga ha demandado oficialmente a las autoridades checas la extradición del político sirio aunque una fuente oficial en Ankara citada por la prensa turca reconoce que sería “una sorpresa” que la Justicia aceptase su petición. “Pero aunque no sea extraditado, así sentirá más intensamente que Turquía está tras él”, afirmó la fuente. Ya existe el precedente de dos escritores turcos, exiliados y con nacionalidad alemana y sueca, que el pasado año fueron detenidos en España a petición de Turquía, pero posteriormente la Justicia española denegó su extradición.

Muslim nació en Kobane (Siria) en 1951 y se unió al movimiento nacionalista kurdo precisamente en Turquía, cuando estudiaba ingeniería en la Universidad Técnica de Estambul en la década de 1970. Posteriormente se enroló en la versión siria del Partido Democrático del Kurdistán, creado por el clan Barzani (dominante en el norte de Irak) si bien en 2003 se convirtió en uno de los dirigentes del PYD. Esta formación, progresista y prokurda, fue creada en 2003 a instancias del PKK tras romper relaciones con Damasco a raíz de la expulsión de Siria de Abdullah Öcalan, fundador del PKK, antiguo protegido del dictador sirio Hafez El Asad y actualmente encarcelado en Turquía.

Bajo el liderazgo de Muslim y Asya Abdullah, copresidenta de la formación, el PYD se convirtió en uno de los principales actores de la guerra civil siria, gracias a su brazo armado, las Unidades de Protección Popular (YPG) que, aliadas con Estados Unidos, han tomado buena parte del territorio anteriormente controlado por el Estado Islámico en el norte y este de Siria.

Muslim abandonó su cargo el pasado año, siendo sustituido por Shahoz Hassan, y se ha centrado en el trabajo diplomático en el extranjero. Su última ronda de contactos y conferencias en Europa se dirigía a tratar de movilizar apoyos contra la invasión turca del cantón kurdo de Afrin (noroeste de Siria). El Ejército turco, apoyado por combatientes del Ejército Libre Sirio y facciones islamistas, penetró en Afrin el pasado 20 de enero con el objetivo de “limpiar la frontera de terroristas”. Desde entonces, más de 500 personas han fallecido en los combates, una cuarta parte de ellas civiles.

Más información