Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Puerto Rico registró mil muertes más de lo normal tras el impacto de María

La estadística de defunciones indica que después del paso del huracán el 20 de septiembre hasta finales de octubre la cifra diaria de fallecimientos se desbordó con respecto a 2016 y 2015

Una carretera dañada en Puerto Rico el 24 de septiembre.
Una carretera dañada en Puerto Rico el 24 de septiembre. AFP

La dimensión del desastre dejado por el huracán María en Puerto Rico emerge con nuevos datos. En la semanas posteriores, en medio del colapso del sistema eléctrico, con casi toda la isla sin luz ni agua corriente, la media diaria de muertos se multiplicó por 25. Desde que el huracán arrasó la isla el 20 de septiembre con categoría cuatro y vientos de más de 150 kilómetros por hora hasta finales de octubre, hubo alrededor de mil muertos más de lo normal en comparación con las medias de los dos años anteriores. El Gobierno de la isla, sin embargo, hasta la fecha solo liga 64 defunciones a su efecto.

Los datos del Registro Demográfico indican que hubo 985 muertes adicionales en los primeros 40 días después de María (según datos del Centro de Periodismo Investigativo de Puerto Rico) y 1.052 en los primeros 42 (cifra ofrecida por The New York Times también en base a la estadística oficial). El 25 de septiembre, por ejemplo, murieron 135 personas, y en esa misma fecha en 2016 y 2015 fallecieron 75 y 60 respectivamente. Esa jornada el Gobierno de la isla sostenía que la cifra de víctimas mortales por el huracán se limitaba a 16, número que mantuvo hasta ocho días después, cuando la actualizó a 34 después de que el presidente de EE UU, Donald Trump, le dijese en público al gobernador Ricardo Rosselló que podía estar satisfecho con la reducida cifra de muertos: "Debes estar orgulloso". En aquel momento –comparado con los dos años previos– habían muerto ya medio millar de personas más.

En vista del nivel de destrucción de la isla y de que los servicios e infraestructuras básicas permanecían paralizados, en Puerto Rico era común el estupor ante los números que ofrecían las autoridades, pues resultaban casi inverosímiles. A finales de septiembre, en pleno caos, el Secretario de Seguridad Pública, Héctor Pesquera, aseguraba que la cifra de muertos aumentaría, pero, decía, "no se doblará ni se triplicará". Si bien el Gobierno local reiteraba que Puerto Rico se encontraba en "crisis humanitaria" y no dejaba de llamar a EE UU –del que es Estado Libre Asociado– a acudir en su ayuda, con Rosselló afirmando que el país estaba "devastado", el recuento de muertes parecía minimizado.

El Senado de Puerto Rico ha abierto una investigación sobre los errores en el recuento de las defunciones vinculables al huracán. Más allá de la gestión estadística del Gobierno durante lo más acuciante de la crisis, se da por hecho que el sistema de conteo debe cambiar de cara a futuros huracanes. Al elevar este sábado a 64 la cifra oficial de "muertes indirectas" por el huracán, Pesquera ha dicho: "Cada caso es evaluado y certificado de acuerdo a la evidencia y a la prueba presentada".

El grueso de las muertes después de María, según el Centro de Periodismo Investigativo, tuvo lugar en hospitales y asilos, sin los recursos necesarios para cuidar la salud de los pacientes y con temperaturas por encima de 30 grados. The New York Times precisa que el mayor aumento porcentual entre las causas de muerte fue el de la sepsis –un 50% más–, motivada, probablemente, por infecciones severas por falta de medicamentos o malas condiciones higiénicas en hospitales y domicilios. Las carencias de electricidad crearon problemas graves para los tratamientos de diálisis o para dar oxígeno a enfermos; los hospitales que estaban abiertos trabajaban con generadores horas contadas. El número de muertos por diabetes fue un 24% y un 39% mayor que en 2016 y en 2015.

Si se llega a confirmar la relación con el huracán del aumento de un millar de muertes sobre la media, María habrá sido el huracán más mortal desde 1851.