Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Estados Unidos extradita a España al coronel salvadoreño implicado en el asesinato de Ellacuría

Montano es considerado uno de los autores intelectuales de la matanza de seis jesuitas en 1989

Inocente Orlando Montano, en 2013 Reuters-Quality

La justicia puede llegar 28 años después. El coronel Inocente Orlando Montano, exviceministro de Defensa salvadoreño, llegó este miércoles a España tras ser extraditado por Estados Unidos. Está acusado de ser uno de los autores intelectuales de la matanza en 1989 en El Salvador de seis jesuitas, cinco de ellos españoles, incluido Ignacio Ellacuría, que era el rector de la Universidad Centroamericana y ferviente opositor a la dictadura militar. El traslado de Montano, de 74 años, culmina seis años de peticiones judiciales españolas y una larga batalla para evitarlo de la defensa del militar.

El Tribunal Supremo estadounidense dio la semana pasada luz verde a la extradición a España de Montano, que el jueves prestará declaración ante el juez de la Audiencia Nacional Manuel García Castellón. El magistrado sustituye en el caso a Eloy Velasco, que fue quién lo impulsó en 2011 al ampararse en la justicia universal y considerar inadecuado el proceso en El Salvador, donde solo dos personas fueron condenadas.

Montano, que dirigió uno de los batallones que combatieron a las guerrillas izquierdistas del FMLN en la sangrienta guerra civil salvadoreña, era uno de los 17 militares salvadoreños con una orden de detención internacional de la Audiencia Nacional. La mayoría viven en el país centroamericano. Sin embargo, las autoridades salvadoreñas se han resistido por ahora a extraditarlos a España, por lo que Montano es el primero que responderá por la masacre ante los tribunales españoles.

Los religiosos asesinados en 1989
Los religiosos asesinados en 1989

En el momento de la matanza, en que también murieron dos mujeres salvadoreñas, una de ellas menor de edad, Montano era viceministro de Defensa y se le considera un ideólogo en la sombra de ese horror. Él se declara inocente. Se le acusa de haber participado en una reunión, en la víspera de la ejecución extrajudicial, con un coronel que encargó el asesinato de los curas. También supervisaba una radio gubernamental que unos días antes alentó a matar a jesuitas.

El 16 de noviembre de 1989 un grupo de militares salvadoreños irrumpió en el centro pastoral de la Universidad Centroamericana de San Salvador. Ordenaron a seis sacerdotes y dos mujeres que salieran al jardín y se tumbaran bocabajo. A la mañana siguiente, los ocho aparecieron muertos, bañados en sangre con varios tiros descerrajados en sus cuerpos.

Al margen de Ellacuría, murieron los también sacerdotes españoles Armando López, Juan Ramón Moreno, Segundo Montes e Ignacio Martín. El cura salvadoreño asesinado era Joaquín López; las dos mujeres, Elba Julia Ramos y su hija Celina.

El coronel retirado Montano trató de llevar una vida desapercibida en Estados Unidos, donde llegó en 2000 pero asociaciones legales en España descubrieron que vivía en Boston y promovieron una batalla legal. “Los delincuentes y aquellos acusados legalmente en el extranjero no deberían poder encontrar un santuario en Estados Unidos”, dijo el fiscal adjunto interino estadounidense John Cronan en el comunicado que anunciaba la extradición del militar.

Montano fue detenido en 2011 y condenado en 2013 en EE UU a dos años de cárcel tras descubrirse que durante años mintió en las solicitudes y renovaciones de un visado especial para salvadoreños que alegan que no pueden volver a su país por motivos de seguridad o situaciones extraordinarias. Debía salir de la cárcel en 2015, pero permaneció entre rejas mientras trataba de evitar su extradición a España.

Más información