Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno norteamericano exige a RT que se registre como agencia del Kremlin

El departamento de Justicia ha dado de plazo hasta el lunes bajo amenaza de arrestos y congelación de cuentas

Un hombre prueba unas gafas de realidad virtual en el expositor de RT en una feria de Internet la semana pasada en Moscú.
Un hombre prueba unas gafas de realidad virtual en el expositor de RT en una feria de Internet la semana pasada en Moscú. AFP

El medio ruso RT, financiado por el Kremlin, tendrá que registrarse como agente extranjero en Estados Unidos no más tarde del próximo lunes, según ha informado la compañía en su página web. De no cumplir con este requerimiento, RT -siglas de Russia Today- se enfrenta a posibles arrestos o la congelación de sus cuentas. La demanda del departamento de Justicia estadounidense tiene lugar en plena investigación de la llamada trama rusa, que es la injerencia de Moscú en las elecciones presidenciales (que Washington da por probada) y la posible connivencia de la campaña de Donald Trump con esa estrategia.

La calificación de "agente extranjero" implica que una persona o entidad opera en territorio estadounidense en defensa de los intereses de otro país, algo que no es ilegal pero debe hacerse de forma transparente, en el marco de la ley FARA (siglas en inglés de Ley de Registro de Agentes extranjeros), que se aprobó en 1938 con el objetivo de identificar y controlar la propaganda nazi. Hoy en día son lobbies, consultorías políticas o incluso promotores de turismo los que están registrados.

La legislación americana advierte de que el término "agente extranjero" no afecta a los medios de comunicación. En concreto, la ley señala que ese definición no es aplicable a ningún "servicio de prensa o noticias", pero siempre y cuando el 80% de su capital esté en manos de ciudadanos estadounidenses y que dicho servicio no sea propiedad ni esté "dirigido, controlado, subsidiado o financiado, y ninguna de sus políticas determinadas" por un "agente extranjero". Muy pocos medios forman parte de la lista. Según un artículo de The Atlantic, de 2015, solo dos cadenas de televisión asiáticas y dos periódicos chinos.

El departamento de Justicia envió una carta a RT reclamando que se identifique como agente extranjero el pasado mes de septiembre. En la pata de propaganda de la trama rusa, que el Kremlin siempre ha negado, el informe de la inteligencia estadounidense atribuye a RT un papel relevante.

La investigación, llevada a cabo por la CIA, el FBI y la Agencia de Seguridad Nacional, concluye que "la rápida expansión de las operaciones y el presupuesto de RT, así como las sinceras declaraciones hechas por sus responsables recientemente, apuntan a la importancia que el canaltiene para el Kremlin como herramienta de mensaje e indican una campaña del Kremlin para socavar la confianza en el Gobierno estadounidense, así como para incitar la protesta política".

RT opera en 100 países, publicando en árabe, inglés, ruso, alemán y francés. El registro como agente extranjero no implica que la cadena deje de operar ni implica ningún cambio en sus contenidos, pero, según RT, le obliga a comunicar a la Administración "datos confidenciales", incluidos los de su personal. La directora de la cadena, Margarita Simonyan, se quejó este jueves de que el plazo ofrecido por la Administración resultaba "canibalístico" y consideró el requerimiento como una forma de intentar "expulsar [a RT] del país".

En el mismo contexto, Twitter anunció el pasado octubre que vetaría los anuncios tanto de RT como de Sputnik, otro medio de gran relevancia en Rusia. Pueden seguir publicando en la red social, pero no decidir qué audiencia adicional verá su contenido. “No hemos llegado a esta conclusión de manera precipitada, sino que es parte de nuestro compromiso para ayudar a proteger la integridad de la experiencia de los usuarios de Twitter”, aseguró la plataforma Twitter blog.

La edición en español ha informado de forma abundante sobre la crisis catalana. Solo entre el 28 de agosto y el 25 de septiembre, publicó 42 noticias sobre el conflicto, una de ellas con el falso titular de “La UE respetará la independencia de Cataluña, pero tendrá que pasar un proceso de adhesión”.

La injerencia de la propaganda rusa en el conflicto catalán, que avanzó El País, fue abordada la semana pasada en el Comité de Inteligencia del Senado de Estados Unidos que investiga la trama rusa. “Sabemos que los rusos estuvieron involucrados en las elecciones francesas y alemanas, y ahora estamos descubriendo que también en la separación de España”, afirmó el senador independiente por Maine, Angus S. King.