Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El nuevo Gobierno holandés gira a la derecha

La coalición de cuatro partidos propone aumentar el poder adquisitivo, pero los recortes de impuestos favorecen a las rentas altas y se limita el derecho de asilo

Desde la derecha, el primer ministro holandés, Mark Rutte, Gert-Jan Segers de ChristenUnie, Alexander Pechtold de D66 y Sybrand Buma de CDA, en la presentación de la nueva coalición este martes en La Haya. rn
Desde la derecha, el primer ministro holandés, Mark Rutte, Gert-Jan Segers de ChristenUnie, Alexander Pechtold de D66 y Sybrand Buma de CDA, en la presentación de la nueva coalición este martes en La Haya. AFP

El nuevo Gobierno holandés, de centro derecha, tiene una mayoría justa de 76 escaños en un Parlamento de 150. El nuevo lema de la legislatura es “Confianza en el futuro”, y liberales de izquierda, democristianos, liberales de derecha y el partido protestante Christen Unie se han fijado “en Holanda y en su población, y no tanto en las cifras”. De ahí que subrayen “una mejora del poder adquisitivo de un 0,7% de promedio anual en todas las escalas sociales, debido a la reducción de cerca de 6.000 millones de euros en el impuesto sobre la renta para 2021”. El recorte de gastos, a su vez, será de 4.000 millones de euros en el mismo periodo. El impuesto corporativo bajará de un 25% a un 21%. Con todo, la coalición —que ha sido presentada oficialmente este martes en La Haya— es frágil: si falla un diputado, no podrá aprobar leyes.

Es lo que se denomina muerte súbita, y los cuatro líderes deberán emplearse a fondo para evitar quiebras. También por eso ha costado 208 días, desde las elecciones del pasado marzo, firmar un documento de 55 páginas. Los recortes de impuestos favorecerán a las rentas altas: por encima de los 72.000 euros anuales, notarán una mejora media de un 1,4%. Por debajo de los 36.000 euros al año, será de 0,8%. “A largo plazo, entre 2020 y 2060, las diferencias se reducirán”, reza el pacto. La Oficina Central de Planificación señala que “los salarios medio y alto se beneficiarán de los nuevos impuestos, pero los sueldos bajos recibirán aire gracias a las rebajas estructurales acordadas para reducir diferencias”. Jesse Klaver, líder de los ecologistas, dice que “es un Gobierno para ricos”. Geert Wilders, cabeza del partido anti musulmán, añade que “el Islam ni siquiera aparece”.

Si el Gabinete anterior estuvo marcado por el recorte del estado de bienestar, [Mark] Rutte III, apodo del tercer Ejecutivo que dirige desde 2010, ha invertido en educación. Hasta 2021, inyectará 1.900 millones de euros adicionales al presupuesto del ministerio, cifrado en 38.000 millones de euros. La política de asilo mira hacia el exterior, “porque se prefiere ayudar a los refugiados de guerra en su propia región. Sí se aceptarán varios centenares más. Por otro lado, desaparece el referéndum consultivo para evitar fiascos como el del Acuerdo de Asociación entre Ucrania y la UE, que en 2016 estuvo a punto de descarrilar su firma. Habrá selección de embriones por sexo para los padres con riesgo de transmitir enfermedades genéticas a su prole. Y se planea cerrar “al menos una de las cinco centrales nucleares del país durante la legislatura”.

Más información