Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El multipartidismo estalla en Holanda: 81 grupos en liza

Las elecciones atraen récord de aspirantes al Parlamento. Wilders no es el único populista

Una mujer votando en elecciones generales en La Haya (Países Bajos).
Una mujer votando en elecciones generales en La Haya (Países Bajos). Cordon Press

Si todos los partidos cumplen los requisitos legales, las elecciones legislativas del 15 de marzo batirán un récord histórico en Holanda: quieren presentarse 81 agrupaciones; más que nunca. Dieciocho son de nueva planta. Es posible que no todos accedan al Parlamento, porque se precisa un mínimo de 65.000 votos, pero un grupo en particular, denominado Foro para la Democracia, espera competir con Geert Wilders, el líder antimusulmán. Su promotor se llama Thierry Baudet, y fue uno de los impulsores del referéndum contrario al Acuerdo de Asociación entre la UE y Ucrania, del pasado 6 de abril. Ganada por el no (obtuvo un 61% de los votos contra un 38,1% de síes) la consulta convocó a un magro 32,2% de los electores, pero el Gobierno se comprometió a respetarla. La crisis que ello supuso ha obligado al primer ministro, Mark Rutte, a batallar en Bruselas para matizar algunas cláusulas. Sobre todo una, destinada a impedir que Kiev aproveche la situación para convertirse en otro socio comunitario.

Ese era el temor de los votantes contrarios al pacto, que consideran peligroso un país que califican de “corrupto e influido por Rusia”. Ambas críticas dominaron la campaña de Baudet, que practica un populismo aterciopelado, comparado con el de Wilders. Así, donde éste promete cerrar mezquitas y prohibir el Corán y la inmigración musulmana, Baudet deja en manos “de la democracia directa el futuro de la libre circulación de personas en la Unión Europea”. En cuanto a la posible salida de Holanda de la propia UE —un Netxit similar al británico Brexit—, dependería a su vez “del pueblo”.

Hoy hay 13 partidos representados en el Parlamento holandés, de 150 escaños. Dos de los nuevos están ya dentro, porque sus diputados abandonaron sus anteriores agrupaciones en la actual legislatura. Son Denk (Piensa, en neerlandés), formado por antiguos socialdemócratas. De origen turco, niegan el genocidio armenio. El otro es VNL (Por Holanda), con viejos compañeros de Wilders. Si desean permanecer en la Cámara, deberán ganar sus propios sufragios en marzo.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.