Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El programa de AfD: Una nación cerrada, fuera de la UE y sin derecho al aborto

El partido ultraderechista defiende la familia germana frente a los inmigrantes y al islam

Los colíderes de AfD, Alexander Gauland y Alice Weidel, este lunes en Berlín.

El júbilo en la fiesta electoral del partido Alternativa para Alemania (AfD), que logró el domingo entrar en el Bundestag con un 12,6% de los votos, se convirtió en éxtasis cuando los dos principales candidatos del partido, Alexander Gauland y Alice Weidel, subieron a un pequeño escenario y anunciaron la meta que tendrán los 94 diputados del partido. “Queremos cazar a Merkel y rescatar a nuestro pueblo y a nuestro país. ¡Cambiaremos a este país!”, prometió Gauland. La primera iniciativa de la legislatura, según Weidel, será pedir una comisión parlamentaria para investigar a Angela Merkel: “Violó las leyes al permitir la llegada de cientos de miles de refugiados”.

Mas allá de la provocación, el programa electoral de AfD, que abarca 73 páginas, pone énfasis en cuatro puntos: migración, la exclusión del islam, el fortalecimiento de la familia alemana y la retirada del país de la Unión Europea.

La familia y el pueblo alemán. “La reducción de nuestra población ancestral debe combatirse con una política nacional de población”, señala el programa, que apuesta por la prohibición del aborto para promover la natalidad y asegurar con ello la continuidad del pueblo alemán.

Educación. El partido pide directamente la eliminación de la enseñanza del islam en las escuelas.

Integración y asilo. AfD exige el cierre de las fronteras para proteger al país de la llegada de migrantes no cualificados y la creación de una fuerza especial que proteja los límites fronterizos. El partido exige la eliminación del derecho de asilo en la ley fundamental y se opone a que los hijos de inmigrantes nacidos en Alemania tengan derecho a la nacionalidad germana.

Expulsar a un millón de personas. El futuro líder del grupo parlamentario, Alexander Gauland, no evita las declaraciones racistas. Hace un año dijo que Jerome Boateng, jugador del Bayern de Múnich y de la selección alemana de origen ghanés, era admirado por su habilidad con el balón, pero que nadie quería ser su vecino por su color de su piel. Este domingo señaló que hay más de un millón de personas que deberían dejar el país. “Quien tiene un pasaporte alemán, pertenece a Alemania. El resto son huéspedes”, dijo. “No admitimos el doble pasaporte, porque no creemos en la doble nacionalidad”, añadió. Otra frase llamativa: “En nuestro programa no hay ninguna mención que deba intranquilizar a los judíos, pero Israel es un país que vive en guerra y no creo que los alemanes estemos dispuestos a sacrificar vidas por ese país”.

Seguridad. El partido ultraderechista cree que la mayor amenaza para la seguridad interna proviene del “terror islamista internacional”, que debe ser combatido con todos los medios legales posibles. “La alta cuota de refugiados musulmanes representa un peligro creciente para nuestra seguridad”, señala el programa. La formación también ha sugerido medidas ajenas a la legalidad, como hacer posible que la Policía pueda disparar contra migrantes que intenten entrar al país de manera clandestina.

Europa y política exterior. AfD señala en su programa que desea una Europa soberana, y aboga por que Alemania abandone la Unión Europea y recupere el marco, objetivo por el que nació el partido. “La UE ha fracasado y Alemania debe abandonar la zona euro”, señala en sus postulados. AfD también se opone a los acuerdos de comercio exterior como el TTIP y Ceta, está en contra de una hipotética adhesión de Turquía a la UE y pide que se cancelen las negociaciones para su ingreso en el club comunitario. El partido, además, pide poner fin a las sanciones contra Rusia y se muestra a favor de trabajar de forma más estrecha con el Gobierno de Vladímir Putin.

Impuestos y finanzas. AfD se opone a una posible subida de impuestos y reclama la supresión del gravamen sobre sucesiones. Además, la formación defiende la reducción del IVA del 19% actual hasta el 7%.

Más información