Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Netanyahu emprende la primera gira por América Latina de un jefe de Gobierno de Israel

Las relaciones económicas y los contactos con la comunidad judía marcan la visita

El primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, en una reunión del Gobierno en Jerusalén.
El primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, en una reunión del Gobierno en Jerusalén. REUTERS

Siete décadas después de la fundación del Estado judío, Benjamín Netanyahu se convierte en el primer jefe de Gobierno israelí que emprende una gira diplomática por América Latina. El primer ministro viaja este lunes a Buenos Aires, donde se reunirá con el presidente argentino, Mauricio Macri, antes de proseguir su periplo en Bogotá, donde le recibirá el mandatario colombiano, Juan Manuel Santos, y en México, donde se encontrará el viernes con el jefe del Estado, Enrique Peña Nieto.

Las relaciones económicas bilaterales —viaja acompañado por una treintena de empresarios—y los contactos con la diáspora judía marcarán estas tres visitas, con las que el primer ministro busca mejorar la imagen exterior de Israel, empañada por la ocupación, la expansión de los asentamientos y la suspensión del diálogo con los palestinos.

“Estamos estrechando lazos con América Latina. Es un gran mercado, un importante bloque de países”, argumentó Netanyahu en un acto celebrado recientemente en el Ministerio de Asuntos Exteriores, cuya cartera también desempeña. “No hay duda de que un acuerdo con los palestinos puede ayudar a que el mundo se abra para nosotros; pero el mundo ya se está abriendo pese a ello”. “Esta visita supone la continuación del fortalecimiento de la posición internacional de Israel”, puntualizó el domingo en una reunión del Gobierno en Jerusalén.

Tras sus recientes incursiones diplomáticas por Estados africanos y asiáticos, esta gira reequilibra el flanco latinoamericano de la política exterior israelí, y sirve también para reparar el olvido histórico hacia los países del subcontinente que alumbraron con su voto en la ONU el nacimiento del Estado hebreo tras la partición de la Palestina bajo mandato británico.

Después de las Administraciones consideradas hostiles de Néstor Kirchner y de su esposa, Cristina Fernández, la llegada a la Casa Rosada de Macri, con quien el mandatario mantiene una fluida relación, favorece el encuentro de Netanyahu con la mayor comunidad israelita de América Latina y la séptima del mundo. En Argentina viven 181.000 judíos y un total de 350.000 personas tienen derecho a emigrar a Israel por su vinculación con el judaísmo.

El primer ministro israelí se reunirá con Macri en Buenos Aires, con Santos en Bogotá y con Peña Nieto en México

La visita cobrará un alto contenido simbólico con sendos actos en memoria de las víctimas de los atentados terroristas contra la Embajada de Israel en Buenos Aires, que se cobró 22 vidas en 1992, y contra la sede de la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA), la principal organización de la comunidad judía, en el que murieron 85 personas en 1994.

Israel confía en incrementar sus relaciones comerciales con Argentina gracias al nuevo clima de entendimiento. El volumen de intercambio no tiene parangón con el dinamismo de las 150 empresas israelíes establecidas en México. En la visita a Buenos Aires prima el reforzamiento de los lazos diplomáticos y el acercamiento a la comunidad judía.

Aunque en Colombia solo viven 2.400 judíos, los vínculos entre Netanyahu y Santos, que fue ministro de Defensa, vienen de antiguo, en el marco de la cooperación antiterrorista. La industria de defensa de Israel exportó por un importe de 550 millones de dólares el año pasado en el subconsciente. “Colombia es un aliado estratégico desde hace años”, aseguró el director general adjunto para América Latina, el diplomático israelí Modi Efraim, en la presentación de la gira ante la prensa. Un centenar de compañías israelíes operan actualmente en los mercados colombianos.

Al su indudable peso económico y demográfico, México añade la presencia de la segunda mayor comunidad judía latinoamericana, de unas 40.000 personas. La visita brinda ante todo a Netanyahu la oportunidad de restablecer las buenas relaciones con el presidente Peña Nieto —quien asistió hace un año en Jerusalén al funeral por el expresidente Simón Peres— que se agriaron el pasado enero en las redes sociales. Un polémico tuit del primer ministro israelí en favor del muro contra la inmigración ilegal —inspirado la barrera construida por Israel en el Sinaí— que el presidente de EE UU Donald Trump pretende erigir en la frontera desencadenó una protesta oficial de la Cancillería mexicana, que expresó “rechazo y decepción” por el mensaje en Twitter.

Netanyahu proseguirá ruta después a Nueva York, donde intervendrá ante la Asamblea General de Naciones Unidas y tiene previsto reunirse con el presidente Trump. Nabil Shaat, asesor de política internacional del rais palestino, Mahmud Abbas, consideró el domingo ante un grupo de periodistas españoles que la gira de Netanyahu por Latinoamérica “solo busca conseguir apoyo internacional para Israel al margen de cualquier solución para el conflicto israelo-palestino”. Abbas también pronunciará un discurso en la ONU y se encontrará con el mandatario de EE UU.