Un panel de expertos concluirá si los soldados transgénero pueden seguir en el Ejército de EE UU

El Pentagonó decidirá en los próximos meses si el veto de Trump a este colectivo afecta a los militares ya inscritos

Jim Mattis, el secretario de Defensa.
Jim Mattis, el secretario de Defensa.ANATOLII STEPANOV / AFP

El Departamento de Defensa establecerá un panel de expertos para decidir si los soldados transgénero actualmente inscritos en el Ejército podrán o no continuar su servicio. La decisión, anunciada el martes por el secretario de Defensa, Jim Mattis, responde a la orden ejecutiva del presidente Donald Trump para prohibir la entrada de nuevas personas transgénero a las fuerzas de seguridad. En su dictamen, el presidente otorgó plena autoridad a Mattis para decidir qué hacer con los militares que ya sirvem.

“Estableceré un panel de expertos del Departamento de Defensa y el Departamento de Seguridad Nacional para que provean consejo y recomendaciones sobre la orden del presidente. Durante el proceso de estudio, la política actual respecto a los soldados (transgénero) seguirá en pie”, anunció Mattis en un comunicado, permitiendo a estos continuar abiertamente en sus puestos actuales hasta que dicho grupo alcance una conclusión. La política en favor de este colectivo fue instaurada por Barack Obama en 2016. El demócrata también decretó entonces que a partir de julio de 2017 los transgénero podrían inscribirse en el Ejército, algo que la Administración Trump retrasó el mes pasado y finalmente revirtió en su orden de hace cinco días.

“Nuestro esfuerzo siempre será hacer lo mejor para la eficiencia del Ejército que nos lleve a la victoria en el terreno de combate”, aseguró Mattis. Una vez finalizado el estudio, el jefe del Pentágono hará sus recomendaciones al presidente sobre los transgénero en las filas de las fuerzas armadas.

La precaución del secretario de Defensa contrasta con la impulsiva y tajante decisión emitida por la Casa Blanca días antes. La decisión de Trump, basada en los “tremendos costes médicos y la alteración que los transgéneros suponen en el Ejército”, no la comparten muchos altos cargos de las fuerzas armadas, que según, The New York Times, afrontan con mayor delicadeza la situación por las posibles implicaciones legales para el Departamento de Defensa.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50