Conflicto Saharaui

La española de origen saharaui retenida en Tinduf intenta suicidarse

Maloma Morales de Matos está fuera de peligro, según ha confirmado a EL PAÍS su familia de adopción en Sevilla

Maloma Morales, en una imagen reciente acompañada de su familia biológica en su casa del campamento de Smara (Tinduf).
Maloma Morales, en una imagen reciente acompañada de su familia biológica en su casa del campamento de Smara (Tinduf).P. M. C.

La española de origen saharaui Maloma Morales de Matos, retenida por su familia biológica en los campamentos de Tinduf desde diciembre de 2015, ha intentado suicidarse ingiriendo un líquido tóxico, aunque ya se encuentra fuera de peligro, según ha confirmado a EL PAÍS su familia española de adopción. "Sabemos que está bien y eso es lo importante. Creemos que ha bebido matarratas. La vigilancia que tiene ha servido de algo esta vez y la pudieron atender a tiempo", dice Pepe Morales, su padre adoptivo, desde Mairena del Aljarafe, la localidad sevillana en la que Maloma ha vivido durante más de diez años. 

Más información

La joven fue trasladada al hospital de Rabuni, la capital oficiosa y sede presidencial de los campamentos de Tinduf, y un médico de dicho centro avisó —por medio de otra familia de acogida— a los Morales de Matos, que no conocen más detalles de lo ocurrido. "No podemos hablar con ella desde el pasado 21 de julio, aunque lo intentamos más de diez veces cada día. Ni su hermano ni su marido nos cogen el teléfono", añade Morales. 

"Es una llamada inequívoca se socorro. La intervención fue rapidísima y el lavado de estómado evitó el evenenamiento", dice Elisa Pavón, presidenta de La Libertad Es Su Derecho, la organización que agrupa a otras familias españolas en esta situación. El representante del Frente Polisario en Andalucía, Abidin Bucharaya, dice no saber nada del suceso y remite a un responsable de la delegación nacional en Madrid, que al mediodía de este miércoles seguía sin atender a las llamadas de EL PAÍS. 

Maloma Morales de Matos, de 24 años y nacionalidad española, fue secuestrada el 12 de diciembre de 2015 por su hermano y dos de sus primos cuando se disponía a regresar a Sevilla después de una visita de varios días a su familia biológica en el campo de refugiados saharauis de Smara, en Tinduf (Argelia). Si bien es la única ciudadana española en esta situación, hay alrededor de otras cincuenta mujeres saharauis retenidas en contra de su voluntad en los campamentos de Tinduf. Koria Badbad Hafed es la que lleva más tiempo alejada de su familia española de acogida, desde enero de 2011. Nadjiba Mohamed Belkacem, en Smara desde diciembre de 2013, y Darya Embarek Selma, en el campo de Auserd desde enero de 2014, son los otros dos casos que se han hecho públicos. 

Los secuestros han sido denunciados por Naciones Unidas y por la ONG Human Rights Watch. Las negociaciones de España con Argelia y el Frente Polisario no han dado frutos por el momento. Presidencia del Gobierno envió una carta a las familias españolas con este párrafo concreto sobre Maloma: “Permítanos recordarle que desde el 12 de diciembre de 2015 la señorita Morales no pudo regresar a España, el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación trabaja activamente para ejercer la asistencia y la protección consular a la que, como ciudadana española, tiene derecho”. Su pasaporte está en la Embajada de Argel, listo para un eventual viaje. 

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50