Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las madres repudiadas de Marruecos toman la palabra

Las mujeres con hijos fuera del matrimonio se expresan en la radio gracias a un proyecto financiado por la UE

De izquierda a derecha: Kaoutar Belhirech, Ouahiba Rizki, Aziza Beailki y Rachida Morchid, cuatro madres solteras, en el estudio de radio que la ONG 100% Mamans posee en su sede de Tánger.
De izquierda a derecha: Kaoutar Belhirech, Ouahiba Rizki, Aziza Beailki y Rachida Morchid, cuatro madres solteras, en el estudio de radio que la ONG 100% Mamans posee en su sede de Tánger.

Las cuatro madres solteras que aparecen en la foto de este artículo han roto un doble tabú: muestran su rostro y se expresan sin tapujos en un programa de radio difundido en Internet dirigido a mujeres en su misma situación. Las relaciones fuera del matrimonio están prohibidas en Marruecos por el Código Penal. Y a los descendientes de estas madres se les llama ‘wlad ihram’, hijos del pecado. Ellas sufren a menudo el mismo trato que las prostitutas.

“Lo que hemos hecho no es un error. Es nuestro derecho. No escuchéis lo que diga la gente de vosotras porque os van a criticar siempre”, se dirige a sus oyentes Ouahiba Rizki, de 23 años y con un hijo de ocho meses.

La asociación 100% Mamans, radicada en Tánger, ha obtenido 316.000 euros de la Unión Europea para potenciar durante tres años los derechos de estas mujeres. “Ellas deberían tener derecho a disponer de su cuerpo”, indica Claire Trichot, fundadora de esta ONG, “a ser madres sin estar casadas, a que sus hijos tengan una identidad completa, a que el padre reconozca la filiación del niño, a no ser discriminadas. Queremos que ellas se empoderen de esos derechos”.

El proyecto, que tiene varios frentes, como el acompañamiento jurídico de las madres, ha disfrutado de cierto eco en Marruecos gracias a la programación de radio en Internet. El objetivo en los próximos meses es difundir el contenido al menos durante una hora a la semana en una emisora de FM.

Rachida Morchid, de 36 años y madre de una niña de nueve, toma el micrófono: “A vuestros hijos tenéis que decirles la verdad, que han sido concebidos fuera del matrimonio. Hay que crear una relación con ellos que sea más fuerte que las críticas de fuera. Ellos tienen derecho a saber”.

Morchid cree que el 90% de las madres solteras tienen miedo de los reproches que puedan hacerles sus hijos. “Y por esos les dicen que el padre ha muerto”, explica. Ella pretende llevar a su hija al estudio para que cuente lo que significa ser hija de madre soltera.

“Hay un momento clave en la vida de nosotras”, explica Morchid. “Y es cuando tenemos que elegir entre abandonar a nuestro hijo o satisfacer a nuestra familia. La mayoría de las que siguen adelante con sus hijos llegan a detestarlos. Hay chicas que nunca tuvieron responsabilidades en sus casas. Y de repente se ven en la calle, sin trabajo, mal miradas por todos y con un hijo que depende enteramente de ellas”.

Kaoutar Belhirech, de 24 años y madre de una niña de cinco meses, señala: “Cuando me quedé embarazada no tuve miedo a la sociedad. Al contrario, me quería vengar de ella por haberme abandonado. Sin embargo, desde que nació mi hija tengo miedo. Porque quisiera protegerla de todo lo que la sociedad le puede hacer”.

¿Contribuirán estos programas de radio a cambiar la sociedad? Aziza Beailki, soltera de 25 años, con dos hijos de 5 y 4 años, responde: “Por lo menos, así sabes que no estás sola. Cuando te ves en esta situación piensas que solo tú has tenido hijos fuera del matrimonio. Además, es mejor hablar de lo que nos pasa a nosotras que escuchar a otros hablar de nosotras”. “En la radio recogeremos muchos testimonios y poco a poco irá cambiando la mentalidad de la gente”, añade Rizki.

El proyecto está avalado por el ministerio de la Familia, cuya titular es Bassima Hakkaoui, del islamista Partido de la Justicia y el Desarrollo (PJD). “Cuando lanzamos el programa hubo críticas dentro del PJD. Pero el ministerio no ha tenido más remedio que aceptarlo, porque venía subvencionado por la Unión Europea”, precisa Trichot.

Las madres solteras arrastran, además del repudio social, el desengaño de sentirse abandonadas por el hombre a quienes amaban y a veces siguen amando. Hablar de ese tema en público parecía impensable en Marruecos. Ya no.

Más información