Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La OEA convoca una reunión extraordinaria por la crisis de Venezuela

La canciller venezolana hablará ante el Consejo Permanente un día antes de que éste discuta la situación del país

Venezuela
Luis Almagro, secretario general de la OEA. Reuters

La situación de Venezuela avanza rápido en Washington. Tras la denuncia este jueves de 14 países sobre la crisis del país bolivariano, la Organización de Estados Americanos (OEA) anunció este viernes la convocatoria del Consejo Permanente para celebrar una reunión extraordinaria el próximo martes 28 de marzo que estudie la situación de Venezuela.

Tras meses de frustración e interrupción del diálogo entre el régimen de Nicolás Maduro y la oposición, el secretario general Luis Almagro endureció su tono respecto a la crisis humanitaria y democrática que viven los venezolanos. En un informe, calificó la situación del país como “una ruptura total del orden democrático” y solicitó la suspensión de Venezuela en la OEA.

Almagro publicó el viernes un artículo en The New York Times en el que pedía unidad a los países americanos para dar un ultimátum a Maduro. El funcionario está intentando presionar a Caracas con suspenderlo de la organización aplicando lo establecido en la Carta Democrática Interamericana, a menos que convoque a elecciones generales en un mes.

"No podemos seguir mirando hacia otro lado. Los países miembros de la OEA deben reafirmar su compromiso con la democracia", escribió Almagro en el diario estadounidense.

A finales de octubre el Consejo Nacional Electoral (CNE) -en respuesta a un dictamen de cinco tribunales de provincias, aliados del chavismo- suspendió la preparación de un referéndum revocatorio del presidente venezolano argumentando supuestas irregularidades en la entrega de los requisitos. Era una de las fórmulas impulsadas por la oposición para intentar ganar la presidencia, cambiar la apuesta económica del chavismo y revertir la crisis económica y humanitaria que ha provocado su terca aplicación.

El CNE tampoco convocó las elecciones de gobernadores, que debían celebrarse en diciembre, y decidió posponerlas para junio próximo. Pero hasta la fecha no ha publicado el calendario electoral y es muy probable que los comicios sean pospuestos una vez más. La oposición considera que el organismo electoral obra de esa forma porque pretende oxigenar al régimen en el lance de recuperar el favor del electorado, que le ha dado la espalda en los últimos años debido a los catastróficos resultados de su apuesta. Venezuela es campeona mundial de la inflación y enfrenta una crónica carestía de productos de la cesta básica.

Este jueves, una coalición de 14 países latinoamericanos —México, Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Estados Unidos de América, Guatemala, Honduras, Panamá, Paraguay, Perú y Uruguay— declaró su preocupación sobre la crisis que atraviesa el país e insistió en su compromiso con la defensa de los derechos humanos. Pese a reiterar que el diálogo y la negociación son los métodos preferidos para resolver la situación, los Estados urgieron al régimen venezolano a que libere sus “presos políticos” y devuelva la legitimidad a las instituciones parlamentarias.

Fuentes diplomáticas latinoamericanas aseguraron a EL PAÍS este jueves que además de los 14 países, Estados Unidos está ejerciendo presión a otros países caribeños, normalmente reticentes a oponerse a Venezuela por sus intereses económicos, a que se sumen a la iniciativa para forzar una solución democrática en el país bolivariano. Según informa EFE, ya hay cuatro países adicionales de esta zona geográfica que apoyan la declaración: Barbados, Bahamas, Santa Lucía y Jamaica.

A lo largo del viernes, los Estados solicitaron la reunión del Consejo Permanente, formado por 34 países, para debatir la crisis venezolana. Aún se desconoce si se votara la declaración que presentada.

Venezuela solicita reunirse antes con el Consejo Permanente

En reacción a la convocatoria de la OEA, Venezuela, a través de su canciller Delcy Rodríguez, solicitó una reunión previa con el Consejo Permanente. Aunque se desconoce el motivo, se prevé que la representante defenderá la gestión del Gobierno de Maduro y un supuesto respeto hacia sus ciudadanos y sus derechos. Durante una audiencia este miércoles ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, un delegado del país afirmó que “Venezuela no tiene presos políticos”, algo ampliamente rechazado por instituciones, organizaciones internacionales y países de la región.

En reacción a la declaración conjunta de los 14 países, Rodríguez tuiteó: "La República Bolivariana de Venezuela rechaza las insólitas y serviles declaraciones del canciller de México".

La presión de la OEA se ha incrementado tras el fracaso del diálogo impulsado por la Unión de Naciones Sudamericanas, que contó con la facilitación de tres expresidentes iberoamericanos y un representante del Vaticano, por la negativa del régimen de honrar con los compromisos asumidos con su contraparte opositora en las sesiones de octubre y noviembre.

Parte de esos incumplimientos están detallados en una dura carta que envió el secretario de Estado del Vaticano a Maduro a principios de diciembre, y que mantiene congelada la mesa de diálogo. Son cuatro aspectos: que el gobierno tome las medidas para facilitar el ingreso de alimentos y medicinas para aliviar la crisis humanitaria; que las partes acuerden un cronograma electoral; que se restituya a la AN las competencias que le establece la Constitución y que se libere a todos los presos políticos.

Más información