Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

México triplica sus compras de armamento en cinco años

El resto de potencias latinoamericanas optan por frenar y reducir las importaciones de material militar

Un vehículo de combate de fabricación francesa, durante un desfile militar en México en 2015. Ampliar foto
Un vehículo de combate de fabricación francesa, durante un desfile militar en México en 2015. AFP/Getty Images

México incrementó un 180% el valor de sus importaciones de armamento entre 2012 y 2016 con respecto al quinquenio anterior, según un informe del Instituto Internacional de Estudios para la Paz de Estocolmo (SIPRI). El país se convirtió en el segundo mayor importador de armas de toda Latinoamérica —solo por detrás de Venezuela— tras superar a Brasil, Colombia y Chile, que redujeron su gasto. EE UU suministró el 56% del material importado por los mexicanos.

El sistema de cálculo utilizado en el informe no se refiere a los precios reales de compraventa, sino a los costes de producción. El pronunciado aumento en las importaciones responde a “la respuesta militarizada contra los cárteles de la droga”, explica en una llamada Aude Fleurant, analista franco-canadiense del SIPRI especializada en Latinoamérica. Tras más de una década de guerra contra el narco, el valor del material militar adquirido y donado —principalmente por Washington— alcanzó máximos anuales los dos últimos años. “Hasta ahora México ha recibido una ingente ayuda militar de Estados Unidos. Nadie sabe qué ocurrirá con estas donaciones a partir de ahora”, cuestiona Fleurant.

El Banco de México rebajó las previsiones de crecimiento para 2017 por el efecto Trump hasta situarlas entre 1,5% y 2,5%. Fleurant subraya que el próximo Gobierno mexicano deberá optar entre “estimular su economía o asumir los elevados costes de la seguridad”.

La principal inversión en armamento se realizó en la adquisición de equipamiento medio y ligero, así como medios para el transporte de efectivos, de munición o de víveres. “Es el tipo de material que se importa para aplicar medidas de contrainsurgencia”, destaca Fleurant. México aumentó su número de helicópteros, de todoterrenos Humvees y de vehículos blindados de combate.

Estados Unidos, que se mantuvo como el principal exportador mundial de armamento (un tercio del total), suministró más de la mitad del material militar que importó México en el último quinquenio. España exportó más del 10% del equipamiento. Solo en 2015 México compró material de defensa español por valor de más de 148,5 millones de dólares.

En cualquier caso, el incremento en el valor de las importaciones de armamento en el país latinoamericano no supone un crecimiento equivalente del gasto militar. Según un informe del SIPRI de 2015, México destinó un 0,7% del PIB a Defensa, solo un 0,2% más que en 2010.

El conjunto de América disminuyó su inversión un 18% con respecto al lustro anterior. Los principales importadores sudamericanos de armamento —Venezuela, Brasil y Colombia— redujeron el gasto en sus importaciones “debido a la caída del precio de petróleo y los problemas financieros”, según la especialista. Bolivia y Perú fueron los únicos países sudamericanos que incrementaron el valor del material militar importado, un 139% y un 80%, respectivamente.

Venezuela se mantuvo como el principal importador latinoamericano, pero lo redujo un 17%, “únicamente porque su economía ha colapsado”, asegura Fleurant. 2016 fue el año del último decenio que menos material militar llegó a Venezuela. El principal proveedor de Caracas fue Rusia —segundo exportador mundial—, que suministró el 75% del armamento.

En el caso de Colombia, que redujo su inversión un 19%, “el proceso de paz con las FARC también ha tenido un efecto determinante en el programa armamentístico”, afirma la especialista en un intercambio posterior de correos electrónicos.

En Brasil la desaceleración del gasto fue menos pronunciada (-3,1%). “En 2006 comenzaron un ambicioso proceso de modernización de su equipamiento militar, ya que parte de su material estaba obsoleto”, explica el investigador brasileño del SIPRI Diego Lopes. La fase de renovación, conocida como el Plan de Articulación y Equipamiento de Defensa, ha tenido que retrasar algunos de sus plazos planificados, “ya que se diseñó cuando el precio del crudo era mucho más alto” subraya Lopes.

Las reducciones del gasto más destacadas han sido las de Chile (80%) y Uruguay (82%). “Chile llevó a cabo un proceso de modernización de su arsenal militar hace un decenio, ahora está en una fase de mantenimiento”, explica Fleurant. El año pasado fue el que menos material militar llegó al país andino desde los años noventa. En el quinquenio anterior Chile fue uno de los 20 principales importadores del mundo, en este último solo recibió el 0,3% de las exportaciones globales.

Más información