Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

McDonald’s reclama a Florencia 18 millones por rechazar un restaurante

El alcalde ha negado la apertura de una hamburguesería en la céntrica Plaza del Duomo

Vistas desde el Duomo de Florencia.
Vistas desde el Duomo de Florencia.

La cadena de comida rápida McDonald’s ha reclamado al Ayuntamiento de Florencia 18 millones de euros en concepto de daños y perjuicios por no permitir la apertura de uno de sus restaurantes en la céntrica Plaza del Duomo, el lugar más emblemático de la ciudad, reconocido como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

La compañía estadounidense ha emprendido acciones legales después de que el alcalde de Florencia, Dario Nardella, del Partido Democrático, rechazara la apertura del establecimiento en el punto más visitado de la ciudad.

La negativa tuvo lugar en julio, y el Ayuntamiento argumentó entonces que la decisión se debió a la falta de integración de la hamburguesería con la identidad histórica, arquitectónica y cultural de la ciudad. Florencia tampoco estuvo de acuerdo con que el establecimiento tuviera una fachada de vitrinas orientada a la Plaza del Duomo.

Además, el rechazo estuvo motivado por el origen de las materias primas utilizadas y los métodos de gestión de la actividad propios de la multinacional. El alcalde explicó entonces que McDonald’s es una cadena de comida rápida que utiliza productos congelados y apenas hace uso de los ingredientes típicos de la gastronomía italiana que la ciudad quiere promover entre los turistas. Aunque la compañía aseguró que cambiaría sus prácticas para favorecer la gastronomía local, a los responsables florentinos no les resultó suficiente. De hecho, en enero de 2016, Florencia introdujo una nueva legislación para promover los restaurantes de productos tradicionales italianos y en concreto los propios de la Toscana, preocupada por la cada vez más frecuente presencia de establecimientos de comida rápida.

A pesar de la polémica, Nardella explicó que no se trataba de una decisión en contra de McDonald’s, que ya tiene varios restaurantes en otras partes de la ciudad. Además, no fue la única empresa rechazada, ya que también denegó la apertura a otros dos restaurantes que solicitaron el permiso. “McDonald’s tiene todo el derecho a realizar una petición para abrir un local, porque está permitido por la ley, pero nosotros también tenemos el derecho a decir que no”, defendió entonces el alcalde, quien incidió en la necesidad de favorecer los negocios tradicionales en la zona.

Este es el segundo desencuentro de la cadena en Italia en pocas semanas. El pasado mes de octubre se conocieron las intenciones de McDonald’s de abrir un restaurante en un edificio del Vaticano, con vistas a la Plaza de San Pedro. En este caso, fue un grupo de cardenales quien se levantó contra la idea de abrir el establecimiento.

Más información