Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno británico aprueba la expansión del aeropuerto de Heathrow

El proyecto se enfrenta a una fuerte oposición por sus efectos sobre el medioambiente

El Gobierno británico aprobó este martes la ampliación del aeropuerto de Heathrow, el mayor de Europa en tráfico de pasajeros, con la construcción de una tercera pista, la primera construida en los alrededores de Londres en 70 años. La decisión pone fin a un proceso bloqueado durante más de diez años, debido a las enormes implicaciones políticas, económicas y medioambientales que rodean a la que en los últimos años de ha convertido en una batalla con Gatwick, el otro gran aeropuerto del sureste de Inglaterra, por capitalizar el creciente tráfico aéreo de Londres. La ampliación de Heathrow, uno de los proyectos de construcción más grandes de la historia del país, con un coste total estimado de 20.000 millones de euros, se someterá a un periodo de consulta pública y deberá ser aprobado por el Parlamento el año que viene. Podría estar operativo para 2026.

Activistas de "Plane Stupid", contrarios a la ampliación del aeropuerto de Heathrow, este martes frente al Parlamento británico en Londres. FACUNDO ARRIZABALAGA EFE

Los retrasos en la toma de una decisión estratégica para la economía del país han suscitado las críticas sobre la política de infraestructuras de los últimos Gobiernos conservadores. Quienes se oponen a la solución aprobada este martes alegan la inviabilidad financiera del proyecto y los perjuicios que el ruido causará a cientos de miles de residentes del oeste de Londres.

De las implicaciones políticas de la decisión da fe el hecho de que, en la misma tarde, el diputado conservador Zac Goldsmith, que fue candidato a la alcaldía de Londres en las elecciones del pasado mes de mayo, anunciara que abandonará su escaño en el Parlamento en señal de protesta, provocando una elección parcial en los próximos meses. La propia primera ministra, cuya circunscripción electoral también se vería afectada por el ruido de la pista, se opuso hace solo seis años.

También Sadiq Khan, el alcalde, y su predecesor y hoy ministro de Exteriores, Boris Johnson, se oponen a la tercera pista en Heathrow. Khan condenó abiertamente el proyecto, que considera empeorará “la calidad del aire” de los londinenses, y adelantó que estudiará medidas legales para detener la iniciativa. Johnson declaró que el plan “es inviable” y “probablemente será bloqueado” por la justicia.

Los defensores del proyecto sostienen que Heathrow, que actualmente acapara el 70% de los vuelos de largo recorrido frente al 11% de Gatwick, tiene mejores condiciones para ser la conexión de Londres con los destinos asiáticos con los que le unen cada vez más lazos comerciales. El proyecto de ampliación fue apoyado por el Gobierno laborista en 2003 y también por el de David Cameron, así como por la mayoría de aerolíneas. Una comisión asesora creada por el anterior Ejecutivo recomendó la ampliación de Heathrow, que permitiría crear unos 70.000 empleos para 2050 y aportaría un crecimiento económico al país de 147.000 millones de libras (165.000 millones de euros) en 60 años.

La decisión fue confirmada en la Cámara de los Comunes por el ministro de Transporte, Chris Grayling, que habló de “un paso realmente trascendental” que envía al mundo el mensaje de que Reino Unido “está abierto a los negocios” y garantiza la posición dominante del país “en el mercado global de la aviación”. El ministro advirtió de que la ampliación del primer aeropuerto de Europa en tráfico de pasajeros solo podrá proceder si la gestora Heathrow Airport Holdings, controlada por la compañía española Ferrovial, garantiza medidas mitigadoras a los vecindarios afectados.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información