Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una ONG pide presión para que Maduro haga frente a la “crisis humanitaria”

Human Rights Watch considera necesarias “medidas urgentes” para abordar la escasez de medicinas y alimentos

Una niña ingresada en el Hospital Universitario de Caracas
Una niña ingresada en el Hospital Universitario de Caracas AP

La comunidad internacional debe reaccionar de una vez ante la “profunda crisis humanitaria” que vive Venezuela y ejercer presión para que el Gobierno de Nicolás Maduro adopte “medidas inmediatas” para atajarla, reclamó este lunes la ONG Human Rights Watch (HRW).

“Sin una firme presión internacional, sobre todo de la región, es altamente improbable que el Gobierno de Maduro tome medidas para enfrentar la crisis humanitaria que sufre Venezuela”, dijo el director para las Américas de la organización, José Miguel Vivanco, en rueda de prensa en Washington.

El agravamiento de la crisis política con la suspensión del referéndum revocatorio y el asalto el domingo al Parlamento venezolano por parte de un grupo de chavistas hacen más urgente una “intervención decidida” de la comunidad internacional para atajar la crisis en todos los sectores que vive Venezuela, según Vivanco.

“Si no hay un esfuerzo por resolver la crisis política dramática que sufre Venezuela, será muy difícil abordar la crisis humanitaria”, advirtió Vivanco, que pidió que los países de la Organización de Estados Americanos (OEA) tomen medidas dentro de la Carta Democrática Interamericana. “Ya no es suficiente con las declaraciones ni los discursos, ni con las condenas individuales de los países”, sostuvo. “La única opción viable es a la brevedad posible convocar una reunión de la OEA y, dentro de la Carta Democrática, tomar medias concretas y drásticas, entre otras, obligar a Venezuela a aceptar la cooperación internacional que tienda a aliviar la crisis humanitaria”.

HRW presentó este lunes el informe “Crisis humanitaria en Venezuela: La inadecuada y represiva respuesta del gobierno ante la grave escasez de medicinas, insumos y alimentos”. En él, alerta del grave deterioro de los sistemas de salud en el país, donde la falta de comida y medicamentos ha provocado un “drástico deterioro de la calidad y seguridad de la atención en salud durante los dos últimos años”. La escasez, denuncia, se ha convertido también en “un obstáculo para que muchas personas tengan una nutrición adecuada y atiendan las necesidades básicas de sus familias”.

Como muestra, indica que la tasa de mortalidad materna que maneja el Ministerio de Salud fue, en los primeros cinco meses del año, un 79% más elevada que la registrada en las últimas estadísticas oficiales disponibles, que datan de 2009. Según HRW, también se ha disparado la tasa de mortalidad infantil, que en 2016 fue un 45% más alta que en 2013. Además, cita un estudio interno de comienzos de año, realizado por la red profesional Médicos por la Salud y el Observatorio Venezolano de la Salud, según el cual en el 76% de los hospitales analizados —86 hospitales públicos en 38 ciudades de todo el país— sufren escasez severa o ausencia absoluta de medicamentos básicos.

Frente a esta situación, el Gobierno de Maduro “sigue sosteniendo que no hay una crisis”, denuncia HRW, y “ha intimidado y castigado a críticos, incluidos profesionales de la salud, defensores de derechos humanos y ciudadanos de a pie que cuestionaron el desabastecimiento”.

El informe de HRW fue realizado con visitas in situ a Caracas y a seis Estados del país: Aragua, Carabobo, Lara, Táchira, Trujillo y Zulia. La ONG asegura que para su elaboración habló con más de cien personas en junio y posteriormente realizó entrevistas de seguimiento. Además, personal de HRW visitó ocho hospitales públicos, un centro de salud en la frontera con Colombia y una fundación que también presta atención sanitaria.