Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rusia culpa a Occidente del deterioro de sus relaciones

Putin sostiene que es muy difícil dialogar con la administración Obama, a la que acusa de imponer su voluntad en todo momento

Putin, entrevistado este jueves por la televisión francesa
Putin, entrevistado este jueves por la televisión francesa REUTERS

Los culpables son los otros, Washington, París o Kiev, pero no Moscú. Así opina el presidente de Rusia, Vladímir Putin, en lo que se refiere al deterioro de las relaciones con EE UU, el desencuentro con el presidente francés, François Hollande, y el conflicto en Ucrania, según sus respuestas durante un simposio económico el miércoles en la capital rusa. El mandatario culpó a EE UU de intransigencia y justificó el vetó a la resolución francesa sobre Siria en la ONU porque no quería que la culpa sobre la difícil situación en Alepo recayera solo sobre El Asad

Preguntado sobre la naturaleza de las relaciones bilaterales de Rusia con Estados Unidos y los pasos necesarios para reforzarlas, Putin dijo que estaba “preocupado” por su empeoramiento, pero agregó: “Esa no fue nuestra elección. Nunca aspiramos a esto”. “Con la actual Administración [estadounidense] es muy difícil mantener el diálogo”, afirmó, porque el Gobierno “formula lo que necesita y después insiste en que eso se cumpla. Eso no es diálogo, sino una imposición, y así en casi todos los temas”. Para que la situación se normalice “hay que tener en cuenta los intereses mutuos”, agregó el jefe de Estado ruso.

En cuanto a la supuesta intervención de Rusia en la campaña norteamericana con el pirateo de los correos del Partido Demócrata y Hillary Clinton, Putin afirmó que quienes los culpan —entre quienes se cuenta el propio Gobierno de Estados Unidos— “abusan de la retórica antirrusa y envenenan las relaciones entre los dos Estados”.

Diferencias con Francia

A los franceses, Putin los conminó a no “enfadarse por el veto” impuesto por Rusia a la resolución francesa sobre Siria en el consejo de Seguridad de la ONU, y explicó que esta no había integrado la posición de Rusia, que no quería que la culpa por la situación en Alepo fuera atribuida exclusivamente al presidente sirio, Bachar el Asad. El texto hacía un llamamiento a que cesaran todos los vuelos militares sobre la ciudad sitiada para así permitir el acceso de la ayuda humanitaria.

Preguntado sobre si no consideraba “muy brusca” la decisión de no viajar a Francia por la reacción de Hollande al veto ruso, Putin dijo: “No son nuestros socios los que deben enfadarse en esta situación, más bien somos nosotros los que debemos enfadarnos”. El presidente ruso tenía previsto viajar a París la próxima semana para inaugurar una catedral ortodoxa, pero Hollande aseguró que le echaría en cara los bombardeos rusos sobre Alepo.

En lo que se refiere a la crisis en Ucrania, Putin justificó: “No fuimos nosotros quienes llevamos las cosas al golpe de Estado”. “Nuestros socios americanos no ocultan que en gran medida ellos estaban detrás, financiaron la oposición radical, provocaron un relevo de poder no constitucional”.

Sobre los acuerdos de Minsk para solucionar el conflicto del Este de Ucrania, Putin acusó a las autoridades de Kiev de no cumplir puntos de aquel documento, como reformar la Constitución y poner en práctica lo convenido sobre el estatus especial para la zona, además de declarar una amnistía y mantener contactos directos con los insurgentes prorrusos.