El asesino del centro comercial de Seattle confiesa a la policía

Arcan Cetin, de origen turco, tenía prohibido por orden judicial el acceso a las armas tras un historial de agresiones a su padrastro

Arcan Cetin, de 20 años, detenido el pasado sábado como sospechoso de la matanza de cinco personas en un centro comercial cerca de Seattle, confesó el crimen a la policía, según documentos judiciales citados por el diario The Seattle Times. Cetin ha sido acusado oficialmente de cinco cargos de asesinato premeditado. Los motivos siguen siendo un misterio.

Arcan Cetin, en la cárcel, en una imagen de una televisión local.
Arcan Cetin, en la cárcel, en una imagen de una televisión local. AP

Cetin, nacido en Turquía pero con residencia legal en Estados Unidos desde niño, entró el viernes por la tarde en el centro comercial Cascade, en la localidad de Burlington, a unos 100 kilómetros al norte de Seattle. Cerca de las siete de la tarde, llegó a la sección de cosméticos de los almacenes Macy’s y comenzó a disparar. Cuatro personas, todas mujeres, murieron en el acto. Un hombre resultó herido y murió durante la madrugada. La más joven de las víctimas tenía 16 años.

El asesino confeso era descrito por quienes le conocían en Oak Harbor, donde vivía, como un sujeto siniestro que daba mala espina. Según su página de Facebook, se graduó del instituto de la localidad el año pasado. Sus compañeras afirman que las tocaba. En general, las chicas entrevistadas por los medios que habían ido a la escuela con él o que eran sus vecinos describen un personaje inquietante que no inspiraba confianza y que tenía una tensa relación con las mujeres.

Cetin tenía varios cargos previos por violencia. En todos los casos, la víctima era su padrastro. El pasado 29 de diciembre, un juez le había dicho que no podía tener armas de fuego. Del historial judicial del sospechoso se deduce, según The Seattle Times, que tenía problemas con las drogas y de salud mental.

La búsqueda del sospechoso, cuya imagen captada por las cámaras de seguridad fue difundida inmediatamente por el sheriff del condado, acabó cuando una patrulla se lo encontró caminando por la localidad de Oak Harbor, a unos 50 kilómetros al sur del lugar de los hechos. “Parecía un zombi”, dijeron los agentes.

En las primeras imágenes de las cámaras de seguridad, se aprecia que no está armado cuando entra en el centro comercial. Diez minutos después, llega a los almacenes Macy’s portando un rifle que las autoridades han descrito como un Ruger calibre 22, con un cargador de 25 balas, que fue hallado en el lugar de los hechos.

Los documentos judiciales presentados este lunes por la mañana dan una idea de la secuencia. Arcan Cetin cenó con su padrastro sobre las cuatro y media de la tarde. Discutieron, según los documentos citados por el diario. Entonces dijo que se iba a trabajar en un gimnasio cercano y se dirigió al centro Cascade.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

Entró primero en un restaurante Chuck E. Cheese del centro comercial. A los 10 minutos, salió al aparcamiento, sacó de su coche el arma del crimen y se dirigió a la tienda Macy’s. La primera persona a la que disparó fue Sarai Lara, de 16 años, que estaba mirando ropa. Después disparó a Chuck Eagan. Y después a tres mujeres, Shayla Martin, de 52 años y empleada de la sección de cosméticos de la tienda, Beatrice Dotson, de 95 años, y Belinda Gale, de 64, estas dos últimas madre e hija. Dejó allí el rifle y se marchó caminando.

El FBI no tiene por el momento ninguna indicación de que se trate de un acto terrorista, pero no ha descartado oficialmente esa posibilidad.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50