Verduras para salvar Detroit

Las zonas verdes ganan terreno en la que fuera la capital mundial del automóvil

La verja de Detroit Market Garden, en Michigan.
La verja de Detroit Market Garden, en Michigan.David Haeberli

Torey Wallace acaba de terminar su formación. Hace seis meses que aprende a cultivar verduras y hierbas aromáticas. Sumergir las manos en la tierra ha dado a este joven de 25 años, residente desde siempre de Detroit, no pocas ideas: "Me gustaría fabricar mi propia infusión de salvia". "Esto puede ser todo un éxito porque se trata de un nicho", comenta entusiasmada Trish Hubbell, una de las responsables de The Greening of Detroit, encargada especialmente del huerto urbano donde nos encontramos, entre el canto de los grillos. "Justo aquí al lado un señor ha impulsado una empresa de sidra". Una bebida imposible de encontrar en Detroit. "Gana muchísimo dinero".

Torey Wallace, de 25 años, en The Greening of Detroit.
Torey Wallace, de 25 años, en The Greening of Detroit.David Haeberli

Estos milagros a pequeña escala aparecen por doquier en Detroit y The Greening of Detroit no es ajena a esta realidad. Esta asociación nació hace más de 25 años con la vocación de plantar árboles en la capital mundial de la industria automovilística, sede de Ford y de GM. Rápidamente, sus creadores se fijaron otros objetivos, pero todos vinculados a un estilo de vida más sano. "Aquí, a cada lado de la calle aparece un punto de venta con comida a base de grasas o azúcares", explica Trish Hubbell. Para algunos niños el desayuno se compone de caramelos, la gente compra lo que encuentra y es muy difícil encontrar comida sana".

Pero esto está cambiando. Desde 2012, la asociación cultiva un huerto urbano en el centro de Detroit. Muchas personas vienen a formarse en agricultura antes de crear sus propios huertos. En el espacio verde de Eastern Market, donde nos encontramos, hay más de mil personas que ya han asistido al curso. Algunos para tener su propia producción y otros para crear empresas. De hecho, hay unas 350 que generan unos 5000 empleos en toda la ciudad.

Más información

Y es que si algo no falta en Detroit es el espacio, ya que un cuarto de la población se ha marchado en una década. El colapso de la industria automovilística hizo estragos. "En el barrio donde crecí las casas abandonadas se han multiplicado", nos cuenta Tee Rushdan, directora de agricultura urbana de la asociación. "Las han saqueado y ocupado y esto genera mucha inseguridad. Antes que dejar que la situación empeore los habitantes se han adueñado de los espacios y creado jardines comunitarios".

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Recuperar la tierra ha sido la respuesta al sentimiento legítimo de abandono que sienten los habitantes de Detroit. Las autoridades han demostrado su incompetencia en demasiadas ocasiones. La quiebra de la ciudad (con 18000 millones de dólares de deuda) en 2013, es el ejemplo más flagrante, pero no el único. Para Tee Rushdan el detonante fue, sin duda, el enorme corte de suministro eléctrico de 2003. "Si no puedo confiarme a los poderes públicos tendré que hacer las cosas yo misma", se dijo. Como ella, muchos son los que se remangan la camisa para poder alimentarse de forma más saludable, porque nadie va a hacerlo por ellos.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción