Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El conservador Sarkozy anuncia su candidatura a las presidenciales de 2017

El candidato ha hecho pública la decisión en su cuenta de Twitter, donde ha anunciado la presentación de un libro el próximo miércoles

El expresidente francés Nicolas Sarkozy inició este lunes su campaña de reconquista del Elíseo, confirmando su intención de concurrir a las elecciones presidenciales del año que viene. El exmandatario, que dejó la política tras fracasar en su tentativa de reelección en 2012 y regresó en 2014 para tomar las riendas del principal partido de oposición, deberá imponerse primero en las primarias de la derecha y del centro que se celebrarán a finales de noviembre. Pero Sarkozy ya ha dado el primer paso al frente presentando su dimisión como presidente del partido de Los Republicanos. 

El expresidente francés Nicolas Sarkozy.

Su intención de presentarse era un secreto a voces pero su equipo quería garantizarse una cobertura mediática importante y buscaba un efecto sorpresa. Quizás por ello Sarkozy oficializó su candidatura de una forma inesperada. A través de su cuenta Twitter, anunció la publicación este miércoles de un nuevo libro, titulado Todo para Francia, con la frase siguiente: “Este libro es el punto de partida”. Lo acompaña una imagen de la publicación y un extracto del texto en la contraportada: “He decidido ser candidato a la elección presidencial de 2017. Francia exige que se le dé todo. He sentido que tenía la fuerza de llevar a cabo este combate en un momento tan atormentado de nuestra historia”, indica en uno de los destacados. 

El anuncio marca así el pistoletazo de salida de su campaña electoral. Este mismo lunes, Sarkozy presentó su dimisión como principal partido de la oposición. Es la condición para poder presentarse en las primarias de la derecha y del centro, que se celebrarán a dos vueltas los últimos fines de semana de noviembre. Su principal contrincante en este paso previo al combate presidencial será el ex primer ministro Alain Juppé, más moderado y hasta ahora favorito en los sondeos aunque Sarkozy ha conseguido estrechar la distancia que les separaba en los tres últimos meses y espera que la dinámica de este verano, marcada por los atentados yihadistas, le permita sobrepasar a su rival.

En las últimas semanas, Sarkozy ya ha perfilado las que serán sus grandes temáticas: la identidad, la seguridad y la laicidad en una lucha por arrebatar electores a la extrema derecha. En unas declaraciones al diario Le Monde, el candidato insistió en la necesidad de “adaptar el Estado de derecho” a la lucha contra el terrorismo (propone por ejemplo el arresto domiciliario de los sospechosos de yihadismo, algo considerado inconstitucional). También detalló su voluntad de modificar el derecho del suelo, ampliar la prohibición del velo a las universidades y a las empresas —ahora en vigor en los centros de enseñanza de primer y segundo grado— y poner fin a los menús de sustitución para los niños musulmanes que no puedan comer cerdo en las cantinas escolares, según ha dicho el propio Sarkozy al semanario conservador Valeurs Actuelles.

Una ruta mediática

Fiel a su imagen de hiperactivo, Sarkozy prevé ocupar al máximo el terreno mediático. El miércoles, día de la publicación de su libro —el segundo en ocho meses—, será el invitado del telediario de la noche del canal privado TF1. Este jueves celebrará su primer mitin en Châteaurenard (Bocas de Ródano). Los próximos 27 y 28 de agosto participará en las jornadas de las juventudes del partido en Le Tourquet, en el norte del país, y el 31 de agosto se espera su presencia en la Universidad de verano de la patronal del Medef, en las afueras de París.

En los últimas días, varias figuras del partido de Sarkozy le han manifestado su apoyo como el ex ministro de Trabajo, Eric Woerth, el presidente de la región Provenza Alpes Costa Azul, Christian Estrosi o el presidente del grupo Los Republicanos en la Asamblea Nacional, Christian Jacob.

Sarkozy cuenta ya con su cuartel general para la campaña, unos locales en el séptimo distrito de París. Según el digital L’Opinion, está alquilado hasta mayo del año que viene, es decir, más allá de las primarias, hasta la elección presidencial.

Más información