Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alemania quiere quitar la nacionalidad a los que tengan además otra y combatan con terroristas

Interior presenta un nuevo proyecto de medidas para reforzar la seguridad tras los últimos ataques

El ministro del Interior, Thomas de Maiziere, durante una visita a la policía de Bremen. Reuters-Quality

El ministro del Interior alemán, Thomas de Mazière, presentó este jueves en Berlín un amplio catálogo de medidas para reforzar la seguridad interna e intentar impedir nuevos atentados terroristas, como lo que se produjeron en el mes de julio pasado en Wurzburgo y Ansbach (Baviera). El catálogo incluye el refuerzo de la de seguridad, la creación de una nueva agencia nacional de inteligencia, similar a la NSA estadounidense, destinada a combatir el terror cibernético, y un endurecimiento de las leyes de extranjería con el objetivo de acelerar las expulsiones de los que cometan delitos. “Todas estas personas deben ser detenidas y deportadas de la forma más rápida posible”, dijo el ministro en una rueda de prensa.

El endurecimiento de las leyes de extranjería también contempla la creación de una nueva figura legal, “amenaza para la seguridad pública”, que castigará también con expulsiones a los extranjeros que tengan en su poder varios documentos de identidad. De Maizière anunció de igual modo que se le quitará la nacionalidad a aquellos ciudadanos alemanes que cuenten además con otra y estén combatiendo en el extranjero en las filas de un grupo terrorista. El titular de Interior, ante la presumible oposición del SPD (socialdemócratas), aliado en la coalición de gobierno, recordó que la legislación ya permite tomar esta medida contra los que cuenten con doble nacionalidad y combatan en fuerzas regulares de un país extranjero.

Según los servicios de Inteligencia alemanes, unas 820 personas han abandonado el país para combatir en Siria o Irak y uno de cada tres ha regresado a Alemania, una realidad que ha hecho temer que los excombatientes puedan llevar a cabo actos terroristas en suelo alemán.

De Maizière también anunció el deseo del Gobierno federal de reforzar las fuerzas de seguridad con más personal. El ministro no anunció cifras y solo señaló que la contratación dependerá de los medios que facilite el ministerio de Finanzas, aunque reveló que su departamento creará una Dirección de Fuerzas Especiales, integrada por la policía federal.

La NSA alemana

“Nadie puede garantizar la seguridad absoluta, pero debemos hacer lo posible”, dijo el ministro, quien anunció la creación de un nuevo centro de inteligencia cibernética para combatir el terrorismo en el país. “En el espacio cibernético se cometen delitos y por eso hay que someterlo a vigilancia”, añadió.

El nuevo centro, una especie de NSA (Agencia de Seguridad Nacional estadounidense) alemana, ya tiene nombre -Oficina Central para la información tecnológica en el sector de la seguridad (Zitis, en sus siglas en alemán)-, y los 450 especialistas que trabajarán en esta nueva dependencia de inteligencia cibernética tendrán la misión de combatir las actividades terroristas en Internet.

Bajo la premisa “una buena política integración es una buena política de seguridad”, el ministro De Maizière señaló que las autoridades buscarán acelerar el proceso de integración de todos los refugiados que han llegado al país, pero también aumentarán la vigilancia en los centros de acogida para detectar a posibles personas que puedan representar un peligro para la seguridad.

En este aspecto, el ministro desmintió que se vaya a proceder a relajar el secreto profesional de los médicos para posibilitar la denuncia de pacientes que representan un peligro potencial. El ministro prometió que buscaría una diálogo con el Colegio Médico alemán para determinar si existe una posibilidad de impedir nuevas amenazas sin violar el secreto profesional.

El ministro recordó que los terapeutas y otros especialistas están liberados de guardar el mandamiento del secreto profesional en casos de extrema gravedad, como tendencias suicidas o trastornos que impliquen un problema de seguridad o peligro para terceras personas.

El titular de Interior alemán también señaló que el catálogo de propuestas destinadas a convertirse en proyecto de ley son "asumibles" en el seno la gran coalición entre el SPD (socialdemócratas) y la CDU (cristianodemócratas) de la canciller Angela Merkel, y que no necesitan la aprobación del Bundesrat, la Cámara alta del Parlamento germano. “Alemania sigue siendo un país seguro, con una policía fuerte y con funcionarios de seguridad bien establecidos y, allí donde se deba actuar, se hará con la dureza del Estado de Derecho”, sentenció el ministro.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información