Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 52% de las mujeres británicas aseguran que ha sufrido acoso sexual en el trabajo

Cuatro de cada cinco víctimas nunca presentaron denuncia por temor al deterioro de su situación laboral

Más de la mitad de las mujeres británicas (52%) han sido objeto de acoso sexual en el trabajo, desde comentarios sobre su cuerpo o su vida íntima hasta demandas de favores carnales, según un estudio difundido hoy por la federación de sindicatos TUC. Cuatro de cada cinco víctimas nunca presentaron denuncia por temor al deterioro de su situación laboral, aunque esa tendencia empieza a revertirse entre las más jóvenes.

Zapatos de políticas británicas.
Zapatos de políticas británicas. REUTERS

El informe elaborado por la TUC en colaboración con el foro Everyday Sexism Poyect (que recoge y denuncia los casos de sexismo) relata las formas más frecuentes que cobran ese tipo de abusos en el ámbito laboral: comentarios inapropiados sobre el físico de la trabajadora o sobre su vida sexual, tocamientos, abrazos y besos no deseados e incluso la propuesta de intercambios sexuales. En nueve de cada diez casos, el perpetrador es un varón, y en el 17% de esas ocasiones se trata del jefe directo de la empleada o de alguien con autoridad sobre ella.

Esos atropellos tan frecuentes “nos hace sentir avergonzadas, asustadas y abatidas, cuando lo único que queremos es hacer nuestro trabajo y ser respetadas”, ha subrayado la responsable de la TUC Frances O´Grady en una entrevista con la BBC. O´Grady considera especialmente “escandaloso” que, a tenor de los testimonios recogidos entre 1.500 trabajadoras, muy pocos jefes se toman el asunto en serio, lo que reflejaría una falta de voluntad de las empresas de afrontar el problema.

Uno de los grandes obstáculos es la reticencia a denunciar esos abusos por parte del 79% de las consultadas, que alegan como principales razones el temor a que ese gesto afecte sus relaciones en el trabajo (28%), a no ser tomadas en serio (24%) y a ver deterioradas sus perspectivas de hacer carrera (15%). La reacción de las empleadas entre la franja concreta de 16-24 años es, sin embargo, muy otra: el 63% ha denunciado los casos de acoso de los que han sido objeto. Se trata de las empleadas más jóvenes, con mayor proporción de contratos temporales y en precario y, por tanto, las que tienen menos que perder. Pero su decisión de plantar cara también puede responder a un cambio de actitud en las nuevas generaciones.

Dar visibilidad a estos casos, subraya el Everyday Sexism Poyect, es una forma de combatir el seximo que en el ámbito laboral coarta también a muchas mujeres cuando piden una promoción o una jornada laboral flexible y cuando las empresas deciden a quién despedir o a quién brindar la oportunidad de formación y desarrollo para potenciar una carrera. “La gente cree que se trata de actitudes del pasado”, ha declarado la fundadora de esa organización, Laura Bates, “pero en realidad están muy vivas y tienen un enorme impacto en las vidas de decenas de miles de mujeres”.