Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenido en Milán un joven español que golpeaba sin motivo a los transeúntes

El pinchadiscos, de 23 años, preguntaba por una dirección y a continuación la emprendía a puñetazos

La policía italiana buscaba desde hace días en Milán a un joven con aspecto de turista que, bajo pretexto de preguntar por una dirección, establecía contacto con los transeúntes para, a continuación, emprenderla a puñetazos sin aparente motivo. Tras más de una decena de agresiones denunciadas durante las últimas dos semanas, una patrulla de la Policía di Stato logró por fin el miércoles detener a Nicolás Aitor Orlando Lecumberri, un joven español de 23 años que llegó a Italia procedente de Estados Unidos, donde según las autoridades italianas estudiaba producción discográfica y trabajaba como pinchadiscos en discotecas de Los Ángeles. El presunto agresor, que ya ha ingresado en la cárcel milanesa de San Vittore, no ha ofrecido ninguna explicación sobre su extraño comportamiento, que algunos medios italianos relacionan con el knockout game, una especie de juego que hace unos años estuvo de moda en EEUU.

La manera de actuar siempre era la misma. El ahora detenido, de tez clara y pelo castaño, se acercaba a su víctima —por lo general jóvenes italianos de entre 27 y 38 años— y le preguntaba en inglés por una dirección de Milán. En algunos casos, cuando empezaba a recibir las indicaciones, los acusaba de estar mintiéndoles y empezaba a golpearlos con gran dureza. Otras veces, según la policía, la agresión se producía sin siquiera mediar palabras. La policía asegura que desde el 10 julio se han contabilizado una decena de denuncias. Los agredidos siempre hablaban de un tipo joven, de 1,75 de altura, acento extranjero, aspecto desaliñado, que vestía bermudas y camiseta. La sucesión de agresiones en distintas zonas da ciudad llegó a provocar cierta psicosis que tanto la Policía di Stato como el cuerpo de Carabinieri —la policía militarizada— intentaron atajar desplegándose por las zonas donde el agresor había actuado.

El paso en falso se produjo el miércoles. En el largo Carioli, Orlando Lecumberri preguntó a un joven italiano de 27 años cómo llegar a la sede la Triennale y, sin esperar siquiera la respuesta, le atizó un puñetazo en el rostro. Aunque perseguida por su agresor, la víctima logró huir y denunciar el caso a una patrulla en bicicleta de la policía, que unos minutos después interceptó al joven español, aunque lo dejó marchar por falta de pruebas.

No obstante, los datos obtenidos sirvieron para montar un dispositivo de vigilancia que concluyó con la detención mientras se disponía a agredir nuevamente. Según la policía italiana, el joven nació en Barcelona en julio de 1993, si bien los medios italianos indican que su ciudad de origen es San Sebastián, donde al parecer el 3 de junio también fue denunciado por agredir a un transeúnte.

Más información