_
_
_
_
_

Philando Castile, el tipo “más cool” de la cafetería del colegio

Padres y alumnos del colegio en el que trabajaba recuerdan al hombre negro cuya muerte a manos de un policía en Minesota fue narrada en Facebook por su novia

Los estudiantes de una escuela Montessori en Saint Paul, la capital de Minnesota, se encontraban todas las mañanas a un tipo amable que se sabía el nombre de todos ellos. El encargado de la cafetería y más tarde supervisor del departamento de nutrición parecía tener una guía telefónica en la cabeza que le ayudaba a memorizar lo que podía comer cada uno. Era especialmente cuidadoso con los alérgicos y los vegetarianos. Philando Castile, de 32 años, era un hombre que hacía bien su trabajo.

Philando Castile
Philando CastileÁLBUM FAMILIAR

La muerte de Castile, un hombre negro, a manos de un policía blanco que le disparó el miércoles pasado creyendo que iba a sacar un arma durante el registro de su coche, fue el detonante de decenas de manifestaciones contra la violencia policial en Estados Unidos. Lo extraordinario de la muerte de Philando es que su novia, que iba de copiloto, retransmitió a través de Facebook Live los momentos posteriores a los cuatro disparos que habrían de acabar con su vida. El mundo vio en directo su agonía.

“Era alguien positivo, amable y muy cariñoso. Era el primero al que veían los estudiantes al llegar. Se ocupaba de darles fruta, leche, zumo. Phil había empezado desde abajo y cada vez le habían dado más responsabilidades. Estaba muy tranquila de tener a mis hijos a su cargo”, cuenta por correo electrónico Rebecca Penfold, la madre de dos alumnos del colegio.

Tras enterarse de su muerte, sus compañeros de trabajo y amigos lo recordaron como un “hombre bueno” y “un tipo cool” al que los alumnos tenían mucho respeto. Su novia declaró que el policía, que le había parado por llevar estropeado un faro trasero, le disparó cuando Philando buscaba su carné de conducir. Este había advertido al agente que llevaba una pistola encima.

Solo hay que ver su perfil de Facebook y los comentarios de padres de alumnos a la prensa para comprobar que los chicos lo adoraban. Castile, ascendido a supervisor hace dos años, tenía una sensibilidad especial con los niños autistas. “Tenía un don y eso los padres lo veían a la primera”, relata Pendfold. También era un hermano mayor para los que estaban a punto de descarriar. Un cocinero del centro le dijo a la revista Time que a menudo le había visto sermonear a los chicos sobre las consecuencias de cometer un delito.

Protestas en la puerta del gobernador de Minnesota por Castile
Protestas en la puerta del gobernador de Minnesota por CastileStephen Maturen (AFP)

“Nuestros hijos pierden un referente en un acto sin sentido, producto de un error y algo de racismo”, sostiene Penfold. Un compañero recuerda estos días que al optar al puesto en la escuela, Castile llegó a la entrevista con camisa y corbata y le dijo al supervisor que algún día quería ser el que estuviera al otro lado de la mesa. Eso ya no podrá ocurrir. Los sueños del tipo con buena memoria acabaron la otra noche después de que lo parara la policía. Todo el mundo pudo ver lo que ocurrió después.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Juan Diego Quesada
Es el corresponsal de Colombia, Venezuela y la región andina. Fue miembro fundador de EL PAÍS América en 2013, en la sede de México. Después pasó por la sección de Internacional, donde fue enviado especial a Irak, Filipinas y los Balcanes. Más tarde escribió reportajes en Madrid, ciudad desde la que cubrió la pandemia de covid-19.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_