Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El informe final sobre el ataque al consulado de Estados Unidos en Bengasi exculpa a Hillary Clinton

La investigación liderada por los republicanos atribuye las consecuencias del ataque a la lenta respuesta militar en Libia

El presidente del Comité sobre Bengasi y representante republicano Trey Gowdy.
El presidente del Comité sobre Bengasi y representante republicano Trey Gowdy. AP

El Comité de la Cámara de Representantes sobre Bengasi, encargado de investigar las causas del ataque al consulado norteamericano en la ciudad libia en 2012, critica en sus conclusiones la lenta respuesta militar de Estados Unidos pero no atribuye responsabilidades concretas a la entonces secretaria de Estado, Hillary Clinton. La publicación del informe final puede cerrar así uno de los capítulos más controvertidos para la candidata demócrata a la presidencia.

El informe liderado por los republicanos es el último episodio de una de las investigaciones más costosas y politizadas de los últimos años en EE UU y concluye sin pruebas de culpabilidad ni negligencia por parte de Clinton. Sus 800 páginas son el resultado de dos años de pesquisas, incluida una comparecencia de Clinton ante los legisladores durante 11 horas, más de 100.000 documentos y entrevistas con empleados del Departamento de Estado y del Ejército.

La Casa Blanca calificó el trabajo de los republicanos en el comité como “fantasía política”, en palabras de su portavoz, Josh Earnest. La candidata demócrata, por su parte, declaró durante un discurso en Denver que “es el momento de mirar hacia delante” y que el Comité “no ha encontrado nada” que contradiga las conclusiones de informes anteriores.

Los legisladores republicanos han reprochado duramente estos últimos años el papel desempeñado por Clinton después del ataque, que costó la vida a cuatro ciudadanos norteamericanos, entre ellos el embajador Chris Stevens. El responsable de la investigación, el representante Trey Gowdy, defendió que no estaba dirigida contra Clinton. Los demócratas, sin embargo, han acusado a los republicanos de que su único objetivo era derribar a la ahora candidata a la presidencia.

“Nadie se dirigía hacia Libia en el momento en que fallecieron dos [de los cuatro] estadounidenses, casi ocho horas después de que empezase el ataque”, dijo este martes Gowdy. El Comité sí culpa al Gobierno de la falta de una estrategia en Libia y de no reconocer la creciente amenaza a la seguridad de sus efectivos en el país.

Esta afirmación coincide con la evaluación realizada por responsables del Ejército estadounidense tras el atentado. En sus comparecencias ante el Comité, líderes militares han alegado que carecían de información exacta sobre la evolución del ataque que les hubiera permitido reaccionar inmediatamente, así como de los efectivos necesarios en alerta para desplazar hacia Bengasi.

“Los recursos desplegados por el Departamento de Defensa no estaban posicionados para llegar a tiempo antes del ataque final”, dice el informe. “El hecho de que esto sea cierto no responde a la pregunta de por qué el ejército más poderoso del mundo no estaba posicionado para responder”.

El ataque al consulado estadounidense en Bengasi ha protagonizado una de las investigaciones más polémicas de los últimos años en EE UU. El atentado sucedió apenas dos meses antes de las elecciones presidenciales de 2012, en las que Barack Obama optaba a la reelección. Desde entonces, demócratas y republicanos se han acusado mutuamente de utilizarlo con intereses electorales.

La Casa Blanca explicó en un primer lugar que el ataque derivó de una protesta por un vídeo publicado en Internet con lenguaje ofensivo contra los musulmanes y desde entonces los republicanos han acusado a la Administración Obama de mentir al pueblo estadounidense. Horas después se supo que se trataba de un ataque terrorista, como ya demostró la documentación con la que ha trabajado el comité. En uno de los mensajes que Clinton escribió a su hija esa misma noche, afirmó que EE UU había sufrido “un ataque terrorista”, lo que alimentó aún más las críticas republicanas.

En un anexo al informe, dos legisladores republicanos han acusado al Departamento de Estado y a Clinton de “contar al pueblo estadounidense una versión distinta a la verdad para no aumentar el riesgo de perder las elecciones”. La Administración, alegan, “dijo una cosa en privado y otra muy diferente en público”.

Los demócratas, por su parte, publicaron un documento con conclusiones propias horas antes de que los republicanos sacaran el suyo a la luz. Se trata de una indicación más de lo politizado que ha llegado a estar este proceso. Sus conclusiones son que ninguna reacción por parte del Departamento de Defensa hubiera podido salvar las vidas de los cuatro estadounidenses muertos en Bengasi. Según su versión, Clinton estuvo además, “muy implicada” en la respuesta al ataque y ni ella ni ningún miembro del Gobierno mintió a los ciudadanos norteamericanos.

Este martes, la campaña emitió un comunicado en el que acusa a los republicanos de malgastar siete millones de dólares de fondos públicos. “El informe confirma que el único objetivo del Comité era politizar las muertes de cuatro estadounidenses valientes para atacar a la Administración Obama y perjudicar a la campaña de Hillary Clinton”.

Más información