Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía interroga al cardenal francés Barbarin por tapar casos de pedofilia

Decenas de víctimas acusan al arzobispo de Lyon de ocultar durante años los abusos

Barbarin entra en la comisaría de policía de Lyon para ser interrogado.
Barbarin entra en la comisaría de policía de Lyon para ser interrogado. AFP

El cardenal Philippe Barbarin, arzobispo de Lyon y una de las figuras clave de la iglesia francesa, es interrogado hoy por la policía gala acusado de haber ocultado o no denunciado actos de pedofilia cometidos por religiosos bajo su jerarquía de los que tuvo conocimiento. El interrogatorio se produce tras varios meses de escándalo, en los que incluso el primer ministro francés, Manuel Valls, ha pedido a Barbarin que asuma sus responsabilidades por haber desatendido denuncias de abusos.

Barbarin ha sido denunciado por víctimas de abusos sexuales de dos curas. En una se le acusa de haber encubierto las decenas de supuestas agresiones sexuales del sacerdote Bernard Preynat sobre varios jóvenes scouts de Lyon al menos entre 1986 y 1991. El citado sacerdote, que siguió ejerciendo hasta agosto del año pasado, está inculpado desde enero pasado e incluso ha reconocido los hechos.

Ya hay 55 testimonios creíbles sobre los abusos del cura, que ha seguido en contacto con menores hasta el año pasado, a pesar de que las denuncias contra él se iniciaron en 1990.

De nada habían servido las denuncias. La jerarquía católica de Francia, como ha ocurrido en otras ocasiones, se había limitado a cambiarle de destino varias veces desde 1991, pero otros niños y jóvenes seguían a merced de sus tocamientos y violaciones.

El cardenal Philippe Barbarin, interpelado varias veces por este asunto por las víctimas, solo le retiró en verano pasado, cuando el sacerdote Preynat tenía ya 69 años.

Pero sus víctimas quieren ahora que su superior jerárquico (Barbarin), responda por no haber denunciado los hechos que, estiman, conoció. Además, otro hombre ha enunciado al arzobispo: le acusa de no haber hecho nada cuando el 2009 fue informado por otra víctima de los ataques sexuales de otro sacerdote.

Por estos hechos el arzobispo está siendo interrogado por la Brigada de Protección de la Familia.