Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El arranque de la huelga ferroviaria en Francia acorrala al Gobierno

El 40% de los trenes no cubren sus trayectos en el paro indefinido que perturbará el mes de la Eurocopa

Los sindicatos franceses han lanzado a partir de este martes su órdago al Ejecutivo para que retire la criticada reforma laboral. Por primera vez desde que en marzo se inició la oleada de protestas contra el proyecto, arrancan ahora una serie de huelgas en el transporte público que se prolongarán durante toda la Eurocopa, que se inaugura el próximo día diez en París y concluye un mes después. Solo funcionarán en estas semanas cuatro de cada diez trenes de la compañía estatal SNCF (la Renfe francesa), que precisamente es “transportista oficial” de la Eurocopa.

Huelga en Francia Ampliar foto
Un grupo de pasajeros espera el viernes un tren de alta velocidad en la estación parisina de Montparnasse. AFP

Las líneas más afectadas serán las de largo recorrido y alta velocidad, con la suspensión de la mitad de los trayectos previstos. En los trenes de cercanías, los más utilizados en las grandes ciudades, solo funcionarán entre el 30% y el 40% de los trenes previstos, según los datos de la compañía.

Solo los trenes de alta velocidad con recorridos internacionales circularán en la mayoría de los casos, en buena parte porque son cubiertos por compañías de propiedad mixta. Es el caso de los trenes Eurostar (París-Bruselas-Londres) y Alleo (Francia-Alemania). En cambio, sí se verán afectados los trenes que cubren líneas de alta velocidad con España (funcionará el 40% de los Ellipsos) o con Italia (uno de cada tres).

La huelga es apoyada por tres sindicatos, con la CGT, el principal en Francia, al frente. Los convocantes exigen negociar nuevas condiciones laborales, pero la protesta se enmarca en el rechazo a la reforma laboral, sostenido por entre el 50% y el 60% de los franceses, según los distintos sondeos.

La CGT y su líder, Philippe Martínez, han hecho un llamamiento a que el sector del transporte “se vaya sumando y ampliando las protestas”. A la vez, amenaza con "la generalización de huelgas por doquier, en todos los sectores". A las de la SNCF se suma el jueves las del metro y autobuses en la región parisina -la compañía dice que se anularán pocas líneas-, también convocada hasta después de la Eurocopa, y el viernes la de controladores, que se prolongará durante tres días.

“Mi puerta está abierta”, ha dicho este martes el primer ministro Valls en un último intento de negociar con la CGT

El Gobierno asume que las huelgas durante la Eurocopa, y especialmente las de transporte, perjudicarán “duramente el desarrollo de la competición” y “la imagen de Francia”, que esas semanas será centro de atención mundial. Por eso, ha hecho un último intento de negociar.

El sábado pasado, el primer ministro, Manuel Valls, llamó a Philippe Martínez. “No me había llamado desde marzo”, ha dicho el líder sindical, quien ya no exige simplemente la retirada del proyecto, una opción que no existe para el Ejecutivo. “Mi puerta está abierta”, ha dicho este martes Valls.

Pero las posibilidades de acercamiento son escasas. Para Martínez, es clave retirar el artículo 2 de la ley, según el cual los acuerdos de empresa primarán sobre los del sector. El presidente François Hollande ha declarado al diario Sud Ouest que se mantendrá “la filosofía y los principios de ese artículo”. La patronal francesa, Medef, ha dicho que, si se retira ese artículo, los empresarios también retirarán su apoyo a la reforma.

Hollande no descarta que, ante la falta de apoyos suficientes, la reforma sea aprobada de nuevo y definitivamente por decreto en julio, como ya ocurrió en abril a su paso por la Cámara baja.

En un país tan dependiente del tren como Francia —35.000 kilómetros de vías y más de 3.000 estaciones—, las huelgas del sector afectan gravemente a la vida diaria y obligan a los usuarios a utilizar más sus vehículos en ciudades que, como París, ya registran importantes problemas de tráfico diarios. Este martes, las fuertes lluvias caídas y el inicio de las huelgas de transportes han originado enormes atascos en la capital.

Pese a todo, tanto Hollande como Valls intentan minimizar el impacto de los paros en el sector y comentan que, ante la Eurocopa, el problema real es el de la seguridad en un país objetivo preferente para los yihadistas. A su vez, confían en que siga descendiendo el apoyo popular a las protestas. Sigue siendo mayoritario, si bien ha descendido unos puntos en los últimos días, coincidiendo con la escasez de combustible en miles de gasolineras. El problema se mantiene porque en las refinerías también hay paros.

Más información